Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empleados del Pentágono descargaron pornografía infantil desde sus puestos de trabajo

Parte de esos empleados y contratistas trabajaban para algunas de las agencias que manejan los secretos más resguardados por el Gobierno.telecinco.es
Decenas de empleados y contratistas del Pentágono, algunos de los cuales superaron máximos escrutinios de seguridad, compraron y descargaron pornografía infantil en ocasiones en computadores del Gobierno, según una investigación. Parte de las conclusiones de la pesquisa, que se prolongó por espacio de varios años, están contenidas en un documento de 94 páginas divulgado hoy por el Pentágono.
El informe señala que parte de esos empleados y contratistas trabajaban para algunas de las agencias que manejan los secretos más resguardados por el Gobierno, incluida la Agencia de Seguridad Nacional.
El informe señala que los trabajadores y contratistas pusieron al Departamento de Defensa, "al Ejército y a la seguridad nacional en su conjunto en peligro al poner en riesgo sistemas informáticos, instalaciones militares y autorizaciones de seguridad".
Según el Pentágono, los sospechosos también pusieron al Departamento de Defensa en riesgo de sufrir chantaje, soborno y amenazas.
El periódico The Boston Globe fue el primero en informar del caso, al recurrir a la Ley de Libertad de Información para solicitar el acceso a los documentos del Gobierno.
El Departamento de Defensa optó a continuación por publicar documentos sobre la citada investigación en los que se omiten la mayoría de nombres y detalles.
El informe menciona que algunos de los acusados han tenido que hacer frente a la ley, mientras que en otros casos se retiraron los cargos ante la ausencia de pruebas.
Los documentos divulgados hoy no especifican cuántas personas participaron en la descarga de pornografía infantil.
La compra de pornografía infantil es un delito en EE.UU. y el acceso a la misma en un ordenador del Gobierno supone también una violación de las leyes sobre el uso de propiedad pública.