Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Empresarios de Chilpancingo anuncian que armarán a sus empleados ante la violencia del crimen organizado

Una importante asociación de empresarios de la localidad mexicana de Chilpancingo, en el estado de Guerrero, han anunciado este jueves que armarán a algunos de sus empleados para hacer frente a la violencia y la inseguridad provocada por el crimen organizado.
En una reunión con el secretario general de Gobierno del estado de Guerrero, Florencio Salazar Adame, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex) local, Adrián Alarcón, ha anunciado que al menos siete de sus socios han armado a 35 empleados que, por voluntad propia, "prefieren portar armas a ser víctimas del crimen organizado".
Estas medidas llegan después de que se haya producido "un aumento del cobro de cuotas y extorsiones" en la zona centro de la localidad. Este año han sido secuestrado cinco dueños de empresas en Chilpancingo, mientras que otros siete han huido del estado de Guerrero, tal y como detalla el diario mexicano 'El Universal'.
El funcionario estatal ha dicho que mientras se respete la ley de uso de armas y explosivos, que indica que sólo podrán emplearse armas para autoprotección en locales registrados en la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), no podrá impedir que los empleados se armen. Sin embargo, los empresarios responden que muchos de los negocios se ubican en sus propios domicilios particulares.
"La ley tiene muchos años que está vigente, quienes quieran acogerse a esa ley y puedan obtener un permiso para portar arma, ahí está la ley para protegerlos", ha agregado Salazar Adame.
En cualquier caso, los empresarios han querido desvincularse de los movimientos de autodefensa, diciendo que se trata de una acción aislada y planten "un plan de seguridad en nueve puntos", en el que reclaman una "completa coordinación con las autoridades".