Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entra en vigor la tregua humanitaria de 72 horas entre Israel y las facciones palestinas

La tregua humanitaria propuesta por Egipto y aceptada por el Gobierno de Israel y las facciones palestinas ha entrado en vigor este martes a las 8.00 horas (las 7.00 horas en la España peninsular), poco después de que el Ejército israelí anunciara que retirará a sus tropas del enclave palestino una vez ésta comenzara.
Un alto cargo militar citado por el diario israelí 'Haaretz' ha matizado que una pequeña fuerza permanecerá en alerta cerca de la frontera entre Israel y el enclave por si las facciones palestinas violan el acuerdo. "Responderemos si disparan", ha dicho.
A primera hora del día, varias emisoras israelíes han informado de que el Ejército ha finalizado sus operaciones de localización y destrucción de los túneles construidos por el Movimiento de Resistencia Islámica (Hamás) en la frontera.
En base a estas informaciones, al menos 32 túneles y decenas de puntos de acceso han sido destruidos. La emisora Army Radio ha asegurado que durante las operaciones se han bombardeado 4.800 objetivos y se ha matado a alrededor de 900 terroristas, lo que supondría algo menos del 50 por ciento de las víctimas. Sin embargo, Naciones Unidas dice que cerca del 80 por ciento de los más de 1.800 muertos son civiles.
Las partes ya acordaron el pasado jueves poner fin a sus enfrentamientos durante tres días, pero la calma saltó por los aires en sólo unas horas el viernes por la mañana. Israel dio por rota esa tregua tras un ataque de milicianos de Hamás contra un grupo de soldados, si bien la formación islamista alegó que el suceso tuvo lugar antes del inicio del alto el fuego y acusó a Israel de violar el acuerdo bombardeando Rafá.
Además de los más de 18.000 palestinos fallecidos, alrededor de 10.000 han resultado heridos desde el inicio de la operación 'Margen protector', lanzada por Israel contra el enclave palestino el 8 de julio.
Por otra parte, han muerto 63 soldados y dos civiles israelíes a causa del impacto de un cohete, así como un ciudadano de nacionalidad tailandesa. La muerte de todos los soldados israelíes se ha producido después de la decisión tomada el 17 de julio por el Gobierno israelí de iniciar una operación terrestre contra el enclave.
LA OFENSIVA ISRAELÍ
La ofensiva israelí se inició tras semanas de tensiones catalizadas por el secuestro y asesinato de tres jóvenes israelíes en los alrededores de Hebrón. Durante los días siguientes las fuerzas de seguridad de Israel lanzaron una operación de búsqueda en la que murieron nueve civiles palestinos en Cisjordania, así como varios más en intercambios de disparos en la Franja de Gaza.
La situación se deterioró después de que un adolescente palestino fuera secuestrado y quemado vivo en el Bosque de Jerusalén por un grupo de israelíes que presuntamente actuaron en venganza por el suceso previo. Al menos tres de los seis detenidos han confesado haber participado en el asesinato.
Finalmente, el 8 de julio se inició la operación 'Margen Protector' contra Hamás, al que Israel acusa de estar detrás de la muerte de los tres jóvenes israelíes, si bien la formación lo negó y Tel Aviv no aportó pruebas que respalden sus acusaciones. La Policía israelí desvinculó posteriormente a Hamás del suceso.
Naciones Unidas informó sobre numerosos ataques por parte de las fuerzas israelíes contra la Franja de Gaza antes de la actual escalada del conflicto. En base a estos datos, los bombardeos y disparos de tanques registrados entre el 11 de junio y el 6 de julio mataron a doce presuntos milicianos y un niño e hirieron a 30 personas, fundamente civiles.
Estos ataques provocaron daños a once escuelas, un pozo del que dependían 15.000 personas, un centro de salud y un almacén gestionado por la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos en Oriente Próximo (UNRWA).