Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Entra en vigor la reforma de la política de hijo único en la provincia de Zhejiang

La provincia costera de Zhejiang, en el este de China, se ha convertido este viernes en la primera del país que pone en vigor la reforma de la política de hijo único por la que se permite a un mayor número de familias tener un segundo hijo, según ha informado la agencia de noticias china Xinhua.
El Comité Permanente del Congreso Popular de la provincia ha aprobado la enmienda presentada a la nueva legislación, por lo que las parejas en las que uno de los cónyuges sea hijo único podrán tener un segundo hijo.
La primera regulación sobre planificación familiar se introdujo a finales de la década de los setenta para detener el crecimiento poblacional y limitaba a la mayor parte de las parejas de zonas urbanas a tener un hijo, y dos para las parejas de áreas rurales, siempre y cuando del primer embarazo naciera una niña.
La decisión de relajar esta política se tomó durante el Tercer Pleno del Comité Central del Partido Popular de China (PCCh), que tuvo lugar entre el 9 y el 12 de noviembre de este último año en Pekín. Esta nueva regulación permitirá a cualquier matrimonio en el que alguno de los miembros sea hijo único pueda tener un segundo hijo.
Se espera que las próximas regiones en las que entre en vigor la nueva regulación sean Pekín, la provincia central de Hubei y la región autónoma Guangxi Zhuang, previsiblemente el próximo mes de marzo.
REDUCCIÓN DE NATALIDAD
El Gobierno chino entregó el proyecto de ley al Comité Permanente de la Asamblea Popular Nacional (APN) para su lectura durante la sesión bimestral del pasado mes de diciembre, ante la necesitad de ajustar la política de planificación familiar frente al descenso estable de la natalidad y el cambio de la estructura demográfica.
Las tasas de natalidad de China han sufrido una fuerte caída, con un descenso anual de 3,45 millones que podría alcanzar los 8 millones anuales después de 2023. Según la política de limitación impuesta hasta ahora, se han evitado 400 millones de nacimientos desde 1980.
"Si China continúa la actual política de planificación familiar, la natalidad seguirá reduciéndose y provocará una brusca disminución de la población total después de alcanzar su punto más alto", indicó la directora de la Comisión Nacional de Salud y Planificación Familiar, Li Bin, al explicar el proyecto a los legisladores.