Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erdogan promete que no habrá contactos con el PKK para intentar alcanzar un acuerdo de paz

El presidente de Turquía, Recep Tayyip Erdogan, ha prometido este miércoles que el Gobierno no mantendrá contactos con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK) para intentar alcanzar un acuerdo de paz, recalcando que la política será "liquidar" el grupo.
"Sabemos que el único objetivo de la organización terrorista separatista es cumplir la tarea designada por su líder y completar sus demandas", ha dicho, en referencia al líder del PKK, Abdulá Ocalan, encarcelado en la isla de Imrali.
"Por ello, en el próximo periodo, ni la organización terrorista separatista, ni el partido que controla, ni otras estructuras serán aceptadas como parte (de una conversación). Ese asunto está terminado", ha recalcado, según ha informado el diario local 'Hurriyet'.
Así, Erdogan ha subrayado que "la organización, diputados y líderes municipales responderán ante la justicia por lo que han hecho". "Levantaremos la región junto a nuestra nación. Nos sentaremos con nuestra nación y nuestros ciudadanos cuando nuestras fuerzas de seguridad hayan liquidado a los terroristas", ha agregado.
Horas antes de las palabras del presidente, el viceprimer ministro, Yalçin Akdogan, rechazó que el Gobierno esté participando en conversaciones secretas con Ocalan, en medio de la ofensiva militar contra el PKK en el sureste del país.
El Ejército ha cifrado en más de 500 los miembros del PKK muertos durante esta campaña, que añade un nuevo episodio de tensión a un conflicto que se remonta tres décadas atrás y se ha cobrado ya más de 40.000 vidas. El partido pro kurdo HDP ha denunciado que más de cien civiles han muerto en los recientes combates.
Este mismo miércoles, siete miembros de las fuerzas de seguridad han resultado heridos tras explotar una bomba que estaban intentando desactivar en la localidad de Sur, situada en la provincia de Diyarbakir (sureste).