Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erdogan expresa su rechazo a una decisión judicial por la que dos periodistas han sido excarcelados

El presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha expresado este domingo su rechazo a la reciente decisión del Tribunal Constitucional por la que han sido excarcelados dos periodistas acusados de espionaje por publicar imágenes de un cargamento de munición dirigido a Siria en camiones de los servicios secretos turcos.
Los dos periodistas, Can Dundar y Erdem Gul, trabajadores del diario Cumhuriyet, fueron puestos en libertad el viernes tras un auto que considera que no se respetaron sus derechos. Fueron detenidos en noviembre por delitos relacionados con espionaje, intento de subversión y apoyo al terrorismo.
"Mantengo mi silencio sobre la decisión del Tribunal Constitucional, pero no acato. En mi opinión, los medios no deberían tener libertad ilimitada. No hay libertad absoluta en ningún lugar del mundo", ha argumentado en rueda de prensa desde el Aeropuerto Internacional Ataturk de Estambul recogida por la agencia de noticias turca Anatolia.
Erdogan ha destacado que siempre ha defendido la libertad de expresión y ha argumentado que no se trata de un caso de libertad de expresión sino de un caso de espionaje.
Dundar, redactor jefe del diario, y Gul, jefe de la delegación de Ankara, fueron detenidos tras la publicación de imágenes de un cargamento de munición y proyectiles dirigido a Siria a bordo de camiones de los servicios secretos turcos (MIT). Hasta ahora permanecían en prisión preventiva a la espera del juicio, cuyo comienzo está previsto para el mes de marzo.
Los periodistas están acusados de colaboración intencionada con una organización terrorista y de publicar material en perjuicio de la seguridad del Estado, por lo que podrían ser condenados a cadena perpetua.