Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Eritrea asegura que mató a más de 200 soldados etíopes en los enfrentamientos fronterizos

El Gobierno de Eritrea ha asegurado este jueves que los enfrentamientos registrados durante el fin de semana con soldados etíopes se saldaron con la muerte de 200 militares del país vecino, afirmando que se trata de "una estimación conservadora".
"El ataque del 12 de junio, lanzado por el régimen etíope en el Frente Tsorona, fue aplastado el lunes por la mañana con grandes pérdidas para sus tropas", ha indicado el Ministerio de Información eritreo en un comunicado.
"En este ataque imprudente, cuyos motivos son difíciles de entender, más de 200 soldados (etíopes) murieron y más de 300 resultaron heridos", ha manifestado, acusando a los que "instigaron" el ataque de dar "cobertura política, mediática y diplomática" a Etiopía.
El Gobierno de Etiopía no se ha pronunciado por el momento sobre este comunicado, y tampoco ha facilitado un balance de bajas, si bien su portavoz, Getachew Reda, dijo el martes que "ambas partes sufrieron importantes bajas", añadiendo que "hubo más en el lado eritreo".
El Gobierno de Eritrea acusó el lunes a Etiopía de lanzar un ataque dentro de su territorio, si bien las autoridades etíopes rechazaron las acusaciones y responsabilizaron de los incidentes a Asmara.
Los dos países del Cuerno de África se enfrentaron en una guerra en 1998-2000 en la que murieron 70.000 personas. Eritrea y Etiopía se acusan mutuamente de forma rutinaria de apoyar a rebeldes que buscan desestabilizar y derrocar al gobierno del otro, un legado de los dos años de guerra.
El miércoles, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki Moon, reclamó a ambos gobiernos que ejerzan la "máxima contención" tras los enfrentamientos, pidiendo que se evite "cualquier acto o declaración" que pueda empeorar la situación en la zona fronteriza.