Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Ertzaintza destruye el explosivo encontrado en el zulo de ETA

Un agente de la Ertzaintza trabaja en una zona próxima a la localidad guipuzcoana de Ordizia, donde, a primeras horas de la mañana, han iniciado la inspección del zulo con armas de la banda terrorista ETA que fue hallado anoche, en el que habría, al parecer, armas cortas, largas y munición, además de un tubo lanzagranadas para arrojar granadas MEKA. EFEtelecinco.es
Agentes de la Ertzaintza han procedido a destruir el material explosivo que han encontrado en el zulo localizado anoche en la localidad guipuzcoana de Ordizia ante el mal estado en que se hallaba el material y el peligro que representaba su manipulación y traslado. El zulo contenía además de ocho kilos de explosivo, posiblemente dinamita, una pistola, una granada, unos doscientos cartuchos de munición y otros efectos como pasamontañas y pelucas, según informó el Departamento de Interior.

El escondite fue localizado hacia las seis de la tarde de ayer por un paseante que descubrió en una zona boscosa de Ordizia un bidón parcialmente enterrado. Al parecer, las lluvias habían provocado un arrastre de tierra que había dejado a la vista el bidón que hasta entonces había estado enterrado. Se cree que el agua ha podido ser responsable del estado de deterioro en que se encontraba el material explosivo que había dentro del bidón.
El paseante dio aviso a los efectivos de la comisaría de Beasain que se trasladaron a la zona y comprobaron que se trataba de un zulo de ETA, pero dado que se había hecho de noche prefirieron no manipular el material almacenado en el escondite como medida de seguridad.
Efectivos policiales mantuvieron bajo vigilancia la zona hasta que esta mañana, con luz natural, acudieron los especialistas de la Unidad de Desactivación de Explosivos (UEDE) de la Ertzaintza para ir extrayendo los diversos efectos.
Los artificieros han comprobado que los ocho kilos de explosivo se encontraban en mal estado y que cualquier operación que se efectuada con ellos entrañaba riesgos, por lo que han procedido a su destrucción en el mismo lugar donde fue localizado el zulo. La Ertzaintza no ha confirmado la posible antigüedad del zulo, aunque si se confirmara que el explosivo era dinamita podría estarse ante un escondite abandonado hace algunos años.
El pasado 14 de enero agentes del Cuerpo Nacional de Policía localizaron otro zulo de ETA en las proximidades de la localidad guipuzcoana de Zegama, situada a unos 16 kilómetros de Ordizia, que al parecer estaba abandonado y contenía 15 kilos de Titadyne. A diferencia del hallazgo casual del zulo de Ordizia, la localización del de Zegama fue posible al analizar la documentación intervenida en mayo de 2005 en el domicilio del etarra José Segurola Querejeta, entonces lugarteniente del jefe de los comandos de ETA, Garikoitz Azpiazu, "Txeroki".