Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España acuerda con Bruselas reforzar los controles de la pesca para asegurar que cumple las cuotas

España ha acordado con la Comisión Europea un plan de acción para reforzar los controles sobre las capturas de la flota española con el objetivo de garantizar que los pescadores cumplen con las cuotas asignadas y no se produce una sobrepesca de los recursos.
Tras dos años de auditoría, se introducirán mejoras en el sistema de registro de las capturas para "asegurar que la información a los controladores es completa, fiable y actualizada", según ha indicado el Ejecutivo comunitario.
Los pescadores deben comunicar los datos de capturas para permitir a las autoridades el control de su actividad, supervisar el cumplimiento de las cuotas asignadas y evitar la sobrepesca.
"Un sistema de control robusto es un prerrequisito para la sostenibilidad y mejorar los controles por toda la Unión Europea es una alta prioridad para mí", ha asegurado la comisaria de Pesca, Maria Damanaki, tras dar a conocer el acuerdo de su departamento con España.
"Felicito a España por el esfuerzo que han emprendido y espero que otros Estados miembros le sigan. Ya estamos trabajando con ellos con ese objetivo", ha añadido la comisaria.
El plan de acción sigue la línea de otras medidas emprendidas este año por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente como, por ejemplo, la puesta en marcha del Sistema de Información Pesquera y la creación de un grupo de control técnico.
Bruselas asegura que estas medidas servirán para hacer los controles más eficientes y reducir sus costes y destaca que el Ministerio seguirá trabajando para crear "una cultura del cumplimiento (de las normas) entre los pescadores".
Damanaki ha afeado en distintas ocasiones a los Estados miembros su falta de colaboración a la hora de recopilar datos sobre el estado de los caladeros y de informar sobre los controles de la flota, pese a insistir desde Bruselas en la necesidad de contar con toda la información posible para avanzar en el objetivo de una pesca sostenible.