Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España confía en que el acuerdo con Irán contribuya a la "normalización de relaciones"

El Gobierno español ha aplaudido el pacto alcanzado el fin de semana entre Irán y las potencias en materia nuclear y espera que este acuerdo, de carácter preliminar, permita en un futuro la "normalización de las relaciones" entre la comunidad internacional y la República Islámica.
Irán y el Grupo 5+1 --Estados Unidos, Rusia, China, Reino Unido y Francia más Alemania-- anunciaron el domingo un acuerdo sobre los últimos detalles pendientes para la aplicación del acuerdo alcanzado en noviembre y que da un plazo de seis meses --prorrogables otros seis-- para que ambas partes acuerden una solución definitiva al contencioso nuclear.
El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español ha aplaudido en un comunicado este "entendimiento", que entrará en vigor el 20 de enero. Asimismo, ha querido felicitar a todos los interlocutores, en especial a la Alta Representante de Política Exterior y de Seguridad Común de la UE, Catherine Ashton, por su "valiosa contribución".
Ahora, España confía en que se produzca una "aplicación firme y verificable" del acuerdo y en que se sienten las bases de un "clima de mutua confianza" durante los próximos seis meses. Esta aplicación contribuirá "a la normalización de las relaciones de Irán con la comunidad internacional" y favorecerá "la estabilidad y la seguridad en la región", según Exteriores.
El jefe de la diplomacia española, José Manuel García-Margallo, ha recibido este lunes al embajador iraní, Morteza Saffari Natanzi, con quien también ha abordado el pacto alcanzado el domingo entre Teherán y las potencias internacionales. Margallo ha celebrado esta "nueva dinámica positiva" y ha pedido la aplicación "de buena fe" de los acuerdos.
El embajador Saffari, en el puesto desde 2010, había solicitado la entrevista con García-Margallo "para despedirse y abordar las cuestiones de interés bilateral entre España e Irán". "Se trata de unas relaciones cordiales que ambas partes aspiran a reforzar", ha destacado Exteriores en una nota.
España aspira a aumentar sus inversiones en sectores como infraestructuras, agua y saneamiento, o energías renovables, "en los que las empresas españolas tienen un alto nivel de desarrollo tecnológico y experiencia". Estos ámbitos, según Exteriores, "ofrecen importantes oportunidades para intensificar los vínculos económicos entre los dos países".
En otro orden de cosas, el ministro y el embajador también han hablado de cuál es la situación en Oriente Próximo, especialmente en Irak y Siria. Margallo ha subrayado "la importancia de que Irán contribuya a los esfuerzos de la comunidad nacional para lograr una solución política al conflicto sirio".