Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Un cubano inicia en España una huelga de hambre en solidaridad con Zapata

Un ciudadano cubano ha comenzado en España una huelga de hambre para pedir la liberación de los presos políticos de su país y en solidaridad con el disidente Orlando Zapata, fallecido tras 85 días sin comer. Javier Fernández Castillo, de 37 años y músico de profesión, se encuentra, desde este viernes, en un edificio en construcción al lado del Consulado cubano en Galicia
"No está bien que su muerte (la de Orlando Zapata) se vaya de esta forma: sin respeto y sin honor a su madre, sin un gesto", declaró hoy Fernández a EFE. El músico, que llegó a España hace 16 años con una orquesta de Santiago de Cuba para dar un concierto, trata de rendir homenaje a Zapata, que, según manifestó, ha "entregado su vida por la libertad, es un gesto de valentía al que estoy respondiendo".
Fernández Castillo quiere también hacer un llamamiento a que la sociedad gallega "exija" la puesta en libertad de los presos políticos, y recordó que hay "muchas madres que están en la misma situación" que la del disidente fallecido. "Si tengo que seguir la misma pauta, aquí estoy para seguir su obra", subrayó el músico, al asegurar que no depondrá su actitud hasta que "se solucione el problema".
"Correré el mismo riesgo -concluyó-, estoy dispuesto a morir si es la forma de que los cubanos obtengan la libertad".
Otras cinco personas, cuatro reos y un disidente, le precedieron en Cuba tras esta muerte.
El disidente cubano Orlando Zapata falleció el pasado martes tras 85 días en huelga de hambre, suceso que ha provocado numerosas muestras de condena de la comunidad internacional contra el régimen castrista.
Oficialismo castrista
El diario cubano Granma, portavoz del gobernante Partido Comunista, mencionó este sábado por primera vez la muerte del preso político Orlando Zapata Tamayo, ocurrida el martes tras 85 días de huelga de hambre, para criticar al fallecido y a los gobiernos y medios de otros países que han condenado o lamentado el hecho en un artículo.
Según la primera versión publicada en Cuba sobre el caso, Zapata era un delincuente común que "adoptó un perfil político cuando ya su biografía penal era extensa", convencido "de las ventajas materiales que entrañaba una militancia amamantada por embajadas extranjeras".
El periódico asegura que Zapata, reconocido como "prisionero de conciencia" por Amnistía Internacional, era un preso común que "fue estimulado una y otra vez por sus mentores políticos a iniciar huelgas de hambre que minaron definitivamente su organismo".
Se queja Granma de que "algunas agencias de prensa y gobiernos se han apresurado en condenar a Cuba por la muerte en prisión", y agrega que "el eco mediático se tiñe esta vez de entusiasmo". '
El diario portavoz del único partido permitido en la isla, del que es primer secretario el ex presidente Fidel Castro, insiste en que en Cuba los "mercenarios", como llama el gobierno a los disidentes, "pueden ser detenidos y juzgados según leyes vigentes (...) en Cuba nadie desaparece ni es asesinado por la policía".
Agrega que "la absoluta carencia de mártires que padece la contrarrevolución cubana es proporcional a su falta de escrúpulos. Es difícil morirse en Cuba, no ya porque las expectativas de vida sean las del primer mundo (...) sino porque impera la ley y el honor". Asegura también que a Tamayo lo atendieron médicos "muy calificados que no escatimaron recursos en su tratamiento".
"Recibió alimentación por vía parenteral. La familia fue informada de cada paso. Su vida se prolongó durante días por respiración artificial. De todo lo dicho existen pruebas documentales", añade Granma.
IUL