Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España intercede por un joven acusado de tráfico de drogas en Marruecos ante su grave estado de salud

La familia se queja de que el Consulado sólo se movilizó en el último momento y ante la amenaza de denunciar el caso en la prensa
El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación español ha intercedido por un joven sevillano acusado de tráfico de drogas en Marruecos ante su delicado estado de salud, aunque su familia se queja de que la diplomacia española sólo se ha movilizado en el último momento y cuando amenazaron con denunciar su caso en la prensa.
B. V., joven piloto de 33 años, fue detenido el pasado 19 de agosto en Tánger después de realizar un "aterrizaje forzoso" en la zona a bordo de una avioneta, según la versión de su familia. La Policía marroquí sospecha en cambio que su intención era recoger un cargamento de droga.
El abogado del español, Mustafá Bakhat, ha confirmado a Europa Press que las autoridades marroquíes le acusan de tráfico de drogas pero él intentará demostrar que sólo cometió una "violación del espacio aéreo" por aterrizar en Marruecos sin la autorización correspondiente, ya que no llevaba encima ninguna sustancia ilegal cuando le apresaron.
B. V., que padece la enfermedad de Chron (inflamación crónica del tracto gastrointestinal), cogió una infección durante su estancia en la cárcel de Tánger a la espera de juicio que se le complicó por no recibir la asistencia médica adecuada, según denuncia su familia.
El domingo pasado, tuvo que ser operado de urgencia en el hospital Mohamed V de Tánger, pero su estado no mejoró. Su madre, C.C., se ha quejado a Europa Press de las malas condiciones de salubridad del hospital, donde los enfermos descansan en colchones "sucios" sin sábanas y las enfermeras limpian de mala manera a los enfermos sin guantes.
De hecho, es la hermana del joven la que, tras comprar unos guantes, se encarga de limpiarle el pus de la herida de la primera operación.
La familia del joven afirma haber hecho gestiones desde el principio en el Consulado de España en Tánger solicitando el traslado de B.V. a un hospital privado, algo que finalmente ha autorizado este jueves el fiscal.
TRASLADO A RABAT
El joven iba a ser trasladado esta tarde en ambulancia a una clínica privada en Rabat, algo que la madre ha recibido como una "buena noticia", aunque ha acusado a la diplomacia española de movilizarse sólo cuando su hijo "casi se muere" y tras recibir amenazas por parte de la familia de que iban a denunciar el caso en los medios de comunicación.
Un portavoz del departamento que dirige Trinidad Jiménez ha afirmado a Europa Press que tanto el Consulado como la Embajada en Rabat y los servicios centrales del Ministerio han hecho "todas las gestiones" a su alcance para conseguir su traslado a un centro privado desde el primer momento en que tuvieron conocimiento del caso.
No ha sido hasta hoy, añade, que el fiscal ha autorizado ese traslado a una buena clínica privada en Rabat. La madre del joven preferiría que su hijo fuera trasladado a un hospital en España, pero el abogado reconoce que es imposible en tanto en cuanto su cliente se encuentra en prisión preventiva a la espera de juicio.