Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Espectacular despliegue para evitar el desbordamiento de lagos y presas

Los equipos han tenido que ser llevados a la zona en grandes helicópteros. Vídeo: Informativos Telecinco.telecinco.es
Según el diario "Chongqing Morning Post", el millón de vecinos de Mianyang, muchos de ellos evacuados desde las zonas susceptibles de quedar inundadas, pueden estar más tranquilos desde que llegaran al dique de Tangjiashan 1.800 efectivos y 15 excavadoras trasladadas a la inaccesible zona con helicópteros gigantes.
590 ingenieros hidráulicos y técnicos y efectivos de las fuerzas de seguridad están en el dique de Tangjiashan preparando las labores de drenaje, que se iniciarán dinamitando pequeñas cantidades de los 100.000 metros cúbicos de escombros que forman una esclusa en el río Jianghe.
Los expertos esperan drenar lentamente los 130 millones de metros cúbicos de agua acumulados y que están a punto de inundar la localidad de Beichuan, ya devastada por el terremoto y donde se ha evacuado a la población.
El de Tangjiashan es uno de los 35 lagos formados por el seísmo que están a punto de reventar sobre las pocas ruinas que quedan en pie tras el temblor de hace 16 días, que ha destruido 15 millones de construcciones en la zona.
 
Más de un hijo
A las medidas de urgencia están sumándose otras que tratan de mitigar el dolor de las víctimas. En la zona del terremoto aquellas familias cuyo único hijo ha muerto o ha quedado inválido podrán tener un segundo hijo.  Lo han anunciado los funcionarios encargados del cumplimiento de la llamada política del hijo único en Chengdu.
Cientos de padres se han manifestado en contra del gobierno tras la muerte de sus hijos, que atribuyen a la mala construcción de los edificios públicos. Miles de ellos han quedado sepultados bajo los ecombros de las 7.000 aulas que se derrumbaron.
La decisión de las autoridades de Chengdu es también complaciente con quienes se han saltado la ley de natalidad. Si el niño fallecido era ilegal, los padres no tendrán que pagar la multa que normalmente se impone a quienes incumplen la normativa.
Si el fallecido era legal y tenían otro que era ilegal, éste podrá ser registrado y pasará a ser legal. De ese modo podrá disfrutar de derechos como los nueve años de educación gratuita.
La política de hijo único, adoptada a finales de la década de 1970 para controlar la superpoblación, limita a uno el número de descendientes por familia, aunque hay excepciones para las minorías étnicas y los habitantes de zonas rurales cuando el primer nacido es niña. También pueden tener un segundo descendiente aquellas parejas en las que ambos son hijos únicos.   LA