Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Estudiantes venezolanos detenidos creen que la Constituyente aumentará la represión

Venezuela se encuentra sumida en una grave crisis social después de meses de protestas antigubernamentales que han dejado al menos 113 muertos, según las cifras arrojadas por el Ministerio Público del país sudamericano. Protestas que estudiantes como Vladimir Morales, presidente adjunto del Centro de Estudiantes de la Escuela de Enfermería de la Universidad Central de Venezuela (UCV), llevan viviendo, en realidad, desde hace tres años y han visto crecer desde entonces.
"En 2014 sólo éramos jóvenes en las manifestaciones. Y en primera línea, si éramos diez, eran muchos. Los demás iban un poco más atrás, porque tenían miedo, y es respetable. Ahora en primera línea hay un gentío. Vienen señoras y señores. La sociedad civil te apoya", ha explicado Vladimir a Europa Press.
Las continuas protestas convocadas por la oposición desde el primero de abril han dejado un saldo de 4.848 personas arrestadas, según el Foro Penal Venezolano, una ONG que asiste a las víctimas de violaciones de los Derechos Humanos en el país.
Morales es una de las personas que han sido detenidas en estos cuatro meses. Su arresto se produjo el pasado 14 de julio. Ese día, asegura, no estaba participando en las protestas que habían explotado en su barrio, Montalbán. Se encontraba recogiendo a unos amigos, dice, cuando fue detenido por la Policía Nacional Bolivariana.
"Nos acusaron de terrorismo, pero ni siquiera estábamos en la manifestación", ha apuntado el joven. Las autoridades denunciaron que portaban artefactos incendiarios, algo falso, siempre según la versión de Morales.
El estudiante denuncia haber estado preso durante cuatro días en el centro de detención conocido como Zona 7, al este de Caracas. "Le llaman el inframundo y es tal y como dice la palabra. El calor es insoportable. Es donde están los delincuentes más peligrosos. Te dicen que te van a matar y cosas así. Es una prueba que te hacen ellos para ver cómo de hombre eres tú", ha recordado Morales, esposado junto a sus compañeros dentro del centro de detención.
El día 18 de julio fue dejado en libertad sin cargos, aunque asegura haber sido advertido de que podría quedar detenido permanentemente si volvía a participar en una protesta.
"No quiero salir, pero yo soy una persona que no puedo quedarme sin hacer nada. Que le hagan cosas a los jóvenes que yo conozco, a mis amigos, y yo viendo la tele como si no ocurriera nada, no puedo", ha admitido Morales.
Dice haber estado en primera línea de las protestas durante estos meses. "La lucha en la calle es la única manera de que ellos se den cuenta de que no les queremos".
AUMENTO DE LA REPRESIÓN
Teme un aumento de la represión si se establece la Asamblea Nacional Constituyente (ANC) propuesta por el oficialismo. Sus 545 miembros serán elegidos este domingo en unas elecciones calificadas por la oposición como un fraude. El chavismo cree, en cambio, que es la única manera de conseguir la paz en el país.
"La universidad se va a volver un caos. No vamos a permitir que el Gobierno quiera quitarle la autonomía. Tendremos que ir a defenderla. Nos tendrán que sacar muertos", ha advertido el estudiante.
Cree en el diálogo, pero ve lejana una solución negociada. "Seguro que está haciendo negociaciones. Algunos estarán pactando su tajada. Yo tampoco creo mucho en la oposición. En el 2014 nos vendieron con el diálogo", considera el joven.
Hasta 1.348 manifestantes permanecerían detenidos, según el Foro Penal Venezolano. 527 de ellos han sido presentados ante tribunales militares y 498 serían presos políticos, afirma la ONG.
"Si la ANC se aprueba, quienes siguen bajo arresto no van a ser liberados. Me da mucho dolor porque yo lo viví y sé que muchos lo están pasando peor", ha afirmado otro paramédico detenido a finales de junio, sin querer desvelar su nombre por temor a represalias.
La Guardia Nacional Bolivariana (GNB) le arrestó durante una manifestación opositora. "Nos detuvieron a pesar de identificarnos como paramédicos y haber seguido el protocolo internacional para nuestro oficio, que dice que levantemos los brazos y enseñemos nuestra identificación médica. Dijeron que habíamos golpeado a un agente de la GNB, algo absolutamente falso", ha señalado este sanitario.
"La GNB nos robó la mitad de las cosas que teníamos", ha añadido. Los agentes también habrían intentado relacionarlos con la posesión de cócteles molotov, siempre según su versión.
Dos días después tuvo lugar su juicio. "Nuestra sentencia, que habíamos herido al agente, era injusta y estaba 'pre escrita'. La jueza ni nos miró a la cara. Bajó la cabeza, como con pena", ha señalado el paramédico.
"Estoy en mi casa encerrado. No puedo salir ya que sustrajeron mi cédula. No sé si me pueden sembrar algún tipo de delito al colocarla en cualquier zona de crimen, pero ya hice mi denuncia", ha apuntado.
La opositora Mesa de la Unidad Democrática ha convocado a un bloqueo de las calles del país a partir de las 04.00 horas y a una manifestación en Caracas a partir de las 10.00 hora local, en protesta a las elecciones a ANC.