Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara aprueba a la nueva Comisión de Juncker, que asumirá el relevo el 1 de noviembre

El político luxemburgués acelera el plan de inversión de 300.000 millones para presentarlo antes de Navidad
El pleno de la Eurocámara ha dado este miércoles su aprobación final -por una amplia mayoría de 423 votos a favor, 209 en contra y 67 abstenciones - a la nueva Comisión que presidirá el conservador luxemburgués Jean-Claude Juncker. El equipo de Juncker tiene así el camino despejado para asumir el relevo del actual Ejecutivo comunitario de José Manuel Durao Barroso el próximo 1 de noviembre.
El colegio de comisarios logra prácticamente los mismos apoyos que tuvo Juncker cuando le votó la Eurocámara en julio (422 a favor, 250 en contra y 47 abstenciones). No obstante, ha tenido un menor respaldo que el último equipo de Barroso, que obtuvo 488 votos a favor, 137 en contra y 72 abstenciones, algo que el luxemburgués ha atribuido a la mayor presencia de euroescépticos.
El nuevo Ejecutivo comunitario ha sido respaldado por los eurodiputados del PP europeo y por la mayoría de los socialistas y los liberales gracias al acuerdo de estabilidad parlamentaria alcanzado al principio de la legislatura. Sin embargo, los parlamentarios del PSOE, que rechazan a Miguel Arias Cañete como comisario de Energía y Cambio Climático, se han abstenido. "Para ganar la confianza de la ciudadanía, debe cambiar las políticas y devolverle la Europa social", ha dicho la jefa de los socialistas españoles, Iratxe García.
Por su parte, los eurodiputados de UPyD, partido adscrito al grupo liberal, se han dividido: Maite Pagazaurtundúa y Beatriz Becerra se han abstenido y Fernando Maura ha votado a favor. También en el grupo liberal, el eurodiputado de Convergència, Ramon Tremosa, se ha abstenido, y la representante del PNV, Izaskun Bilbao, ha apoyado al equipo de Juncker.
En contra de la Comisión Juncker han votado los eurodiputados de Izquierda Unitaria y de los Verdes (grupos a los que están adscritos la Izquierda Plural, Podemos, Bildu, ERC y Compromís), por considerar que continuará las políticas de austeridad de los últimos años.
"Debatiendo con sus candidatos, he constatado su fidelidad al marco neoliberal que nos imponen", ha dicho la portavoz de Izquierda Unida, Paloma López. También se han opuesto los euroescépticos. El grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos, liderado por los tories británicos, se ha abstenido.
El futuro comisario de Energía y Cambio Climático, Miguel Arias Cañete, logró pasar el examen previo de la Eurocámara pese a las críticas de los grupos de izquierda por conflictos de interés y por sus declaraciones machistas durante la campaña electoral. Para ello debió pedir disculpas de nuevo por sus palabras y vender sus acciones en las empresas petroleras Petrologis Canarias y Ducar.
SIN DETALLES SOBRE EL PLAN DE INVERSIÓN, QUE SE ACELERA
En su primera rueda de prensa tras la investidura de su equipo, Juncker ha insistido en la necesidad de combinar la consolidación fiscal con las reformas y la inversión para reactivar el crecimiento y crear empleo. Y ha reiterado el anuncio realizado ante el pleno de la Eurocámara de que acelerará el plan de inversión para presentarlo antes de Navidad, en lugar de a finales de enero como estaba inicialmente previsto. El objetivo, ha agregado, es que los líderes europeos lo aprueben en la cumbre de diciembre.
"Me parece evidente que, como no podemos financiar el plan de inversión recurriendo a más déficit y más deuda, el sector privado debe estar muy implicado", ha afirmado Juncker, aunque ha eludido dar ningún detalle más sobre cuánto dinero público nuevo habrá en este programa ni con qué instrumentos se financiará.
"Quiero que la Unión Europea tenga la 'triple A' social (en referencia a la máxima nota que otorgan a la deuda las agencias de 'rating'). La 'triple A' social es más importante que la 'triple A' económica y financiera", ha resaltado el presidente electo de la Comisión ante el Parlamento Europeo. Y también ha prometido que no permitirá que el acuerdo de libre comercio que negocian la UE y EEUU incluya "tribunales secretos" para resolver disputas entre inversores y Estados.
Finalmente, Juncker ha reiterado que buscará un "trato justo" con Reino Unido para que se quede en la UE y ha defendido que las demandas de renegociación del primer ministro, David Cameron, no son "una cuestión tan dramática" como parece.
AJUSTES FINALES EN SU EQUIPO
En su discurso de investidura previo a la votación, Juncker ha anunciado los últimos cambios en su equipo a raíz de los resultados de las audiencias de los comisarios en la Eurocámara, que se suman a la sustitución de la candidata eslovena, Alenka Bratusek, que suspendió el examen y ha sido sustituida por Violeta Bulc.
En primer lugar, otorgará a su vicepresidente primero, el socialista holandés Frans Timmermans, competencias en materia de Desarrollo Sostenible.
Además, retira las competencias de Ciudadanía al comisario húngaro, Tibor Navracsics, que se quedará con Educación, Cultura y Deportes, y se las adjudica al griego, Dimitris Avramopoulos, responsable de Inmigración e Interior. Finalmente, las competencias en materia de productos farmacéuticos quedarán en manos de la cartera de Sanidad y no pasarán a Mercado Interior, como estaba previsto inicialmente.