Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara apuesta por el fin de la troika y reclama que la UE se haga cargo de los rescates

La Eurocámara apuesta por el fin de la troika -formada por la Comisión, el Banco Central Europeo (BCE) y el Fondo Monetario Internacional (FMI)- y reclama que en el futuro sean las instituciones de la UE las que asuman el control de los rescates siguiendo los procedimientos comunitarios y bajo supervisión parlamentaria, según se desprende del debate celebrado este jueves por la comisión de Asuntos Económicos.
Los parlamentarios han debatido el borrador de informe que evaluará el trabajo y los fallos de la troika en los rescates de Grecia, Irlanda, Portugal y Chipre -España queda fuera porque su programa de ayuda se ciñe al sector bancario-, que se votará el próximo 17 de febrero y se llevará al pleno en abril.
Para elaborarlo, los eurodiputados han interrogado esta semana al vicepresidente de la Comisión y responsable de Asuntos Económicos, Olli Rehn; el ex presidente del Banco Central Europeo (BCE), Jean-Claude Trichet; y el director del fondo de rescate (MEDE), Klaus Regling. Asimismo, han visitado ya Portugal y Chipre y viajarán a Dublín y Atenas en los próximos días.
Uno de los ponentes del informe, el conservador austríaco Othmar Karas, ha admitido que quizá cuando se fundó en 2010 para el rescate de Grecia no había alternativa a la troika porque la UE carecía de medios y conocimientos para gestionar países en crisis. "Pero ahora tenemos los fondos y los sistemas para controlar los presupuestos nacionales, así que debemos situar el sistema en el procedimiento normal de la UE", ha defendido.
El otro ponente, el socialista francés Liem Hoang Ngoc, ha reclamado que el MEDE asuma el protagonismo en el futuro sistema de rescates y que se refuerce el papel de la Eurocámara, en particular al decidir las condiciones en materia de ajustes que se impondrán en futuros programas. "Las disputas entre la Comisión y el FMI sobre si recurrir a la consolidación fiscal o a la devaluación condujeron a ampliar ambas, lo que causó un daño excesivo", ha dicho.
Por su parte, el eurodiputado verde belga Philippe Lamberts ha sugerido que el futuro sistema de rescates debería estar dirigido por la Comisión, pero con un mandato de la Eurocámara, que podría vetar los memorandos de entendimiento.
Sin embargo, el borrador de informe sobre la mesa no pide expresamente el fin de la troika, sino que se limita a pedir que se reevalúe la presencia obligatoria del FMI en los programas de asistencia económica a países de la eurozona.
El informe critica la poca transparencia de la troika en su actuación y su falta de legitimidad democrática y denuncia que muchas de las recetas que impuso a los países rescatados acabaron aumentando el paro y la desigualdad social.