Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara aprueba el derecho a una cuenta bancaria básica para todos los residentes de la UE

Se crearán en cada Estado miembro webs de comparación independientes sobre comisiones bancarias
El pleno de la Eurocámara ha aprobado este martes de forma definitiva - por 603 votos a favor, 21 en contra y 51 abstenciones- una norma que establece el derecho para todos los residentes en la UE a abrir una cuenta bancaria básica, independientemente de su nacionalidad o su lugar de residencia. La nueva legislación establece que las comisiones y las normas que regulan las cuentas básicas deben ser transparentes y comparables y facilita el traslado de cuenta.
Una vez que sea ratificada por los Veintiocho en las próximas semanas, los Estados miembros dispondrán de dos años para incorporar la nueva norma a sus respectivas legislaciones nacionales.
Con la nueva legislación, todas las instituciones crediticias, o al menos un número suficiente de ellas, deberán ofrecer cuentas básicas que garanticen ofertas competitivas y un acceso fácil a todos los usuarios de cualquier Estado miembro. Estas ofertas no podrán limitarse a los bancos que solo ofrecen servicios en Internet.
Cualquier persona que resida de forma legal en la UE podrá abrir una cuenta básica, incluso si carece de residencia fija, como es el caso, por ejemplo, de muchos estudiantes de intercambio. Sin embargo, los Estados miembros podrán pedir a los consumidores que justifiquen su interés en abrir una cuenta en un país determinado, siempre que se respeten los derechos de los consumidores y que esto no sea demasiado difícil de probar para ellos.
La nueva ley tiene por objetivo garantizar que cualquier persona que abre una cuenta es capaz de entender las comisiones y los tipos de interés aplicados, así como comparar las distintas ofertas. Para ello, se crearán webs independientes de comparación en cada Estado miembro.
Estos sitios web serán gestionados por las autoridades competentes o por otras autoridades públicas y operadores privados. Esta información tendrá que ser clara y estandarizada en toda la UE. Además, los bancos estarán obligados a informar a sus clientes de que ofrecen cuentas bancarias básicas.
Las cuentas básicas deben permitir a los usuarios pagar o retirar dinero y realizar transferencias dentro de la UE, incluidas las transferencias realizadas a través de tarjetas de crédito y en internet. Todos los usuarios podrán ejecutar un número determinado de operaciones sin ningún coste o con un coste razonable. Sin embargo, los Estados miembros decidirán si las cuentas básicas tienen posibilidades de descubierto, así como el importe máximo y su duración.
Los prestadores de servicios de pago deberán ofrecer el traslado de cuenta en la misma moneda y el mismo país sin costes. Por otro lado, los bancos estarán obligados a devolver a los consumidores cualquier pérdida financiera, incluidos gastos e intereses de demora, ocasionados por errores en el proceso de traslado de cuenta.