Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Eurocámara aprueba una norma para mejorar la protección de pequeños inversores

Aumenta las exigencias de información sobre productos financieros
El pleno de la Eurocámara ha dado este martes su aprobación final -por 637 votos a favor, 26 en contra y 16 abstenciones- a una norma cuyo objetivo es mejorar la protección de los pequeños inversores frente a los fondos de inversión que asumen riesgos excesivos o innecesarios con su dinero.
Los parlamentarios han respaldado además otra directiva, que también ha sido acordada ya con el Consejo, que obliga a los gestores a proporcionar a los inversores un folleto informativo estandarizado de tres páginas con información comparable sobre productos financieros antes de proceder a la firma.
La primera de las dos normas aprobadas aclara en particular las responsabilidades de los depositarios de fondos de inversión para paliar las consecuencias de estafas con las del caso Madoff. También fija topes a la remuneración de los gestores de estos fondos de inversión (conocidos como UCITS, por sus siglas en inglés).
Las nuevas reglas establecen que al menos la mitad de la parte variable de la remuneración de los gestores de fondo de inversión se paguen en activos del propio fondo. Asimismo, el pago de al menos un 40% adicional de esta remuneración variable se diferirá al menos 3 años, con el fin de incitar a los gestores a adoptar una visión a largo plazo.
Para clarificar quién es responsable del dinero de los pequeños inversores, las reglas exigen a los responsables del fondo UCITS designar un depositario único (una institución de crédito o autoridad legal autorizada con un nivel adecuado de recursos propios) para supervisar los pagos de los inversores al fondo y actuar como custodio de sus activos. Ninguna sociedad de gestión podrá actuar a la vez como depositario.
Los depositarios no podrán actuar sin autorización y deberán mantener el dinero de los inversores claramente separado de sus propios activos. También se les prohibirá invertir estos fondos en su propia cuenta. Los depositarios también podrán ser considerados responsables por cualquier pérdida de activos, incluso si delegan su custodia a un tercero.
Todos los Estados miembros deberán incorporar a sus legislaciones nacionales penas administrativas para los fondos que incumplan estas reglas, entre ellas la suspensión de autorización y la prohibición temporal y permanente de ejercer para los gestores responsables. Las empresas serán multadas con hasta el 10% de su facturación anual o 5 millones de euros y los gestores con hasta 2 millones de euros.
MÁS TRANSPARENCIA
Por su parte, la norma sobre la información que deben recibir los pequeños inversores tiene por objeto ayudarles a entender los productos financieros que tienen intención de suscribir, así como sus riesgos, costes y beneficios y pérdidas potenciales, así como a compararlos con otros productos.
Estos documentos informativos no contendrán referencias a material de promoción comercial e informarán de los objetivos medioambientales o sociales concretos que persigue el producto, en caso de que los haya. En algunos casos, el documento incluirá la siguiente advertencia de comprensión: "Usted está a punto de adquirir un producto que no es sencillo y cuya comprensión puede resultar difícil".
Las nuevas normas abarcarán todos los productos financieros destinados a los pequeños inversores, excepto lo siguientes: seguros distintos de los de vida; seguros de vida en los que las prestaciones previstas en el contrato "sean pagaderas únicamente en caso de fallecimiento o respecto de situaciones de invalidez provocadas por accidente, enfermedad o trastorno"; depósitos que no sean estructurados; pensiones de jubilación y regímenes de pensión profesionales.
Las nuevas normas no permitirán exigir responsabilidad civil al fabricante del documento informativo amparándose exclusivamente en su redacción (incluidas sus posibles traducciones), salvo en caso de que éste resulte "engañoso o inexacto o sea incoherente con las partes pertinentes de documentos contractuales o precontractuales vinculantes jurídicamente".