Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los países de Europa Central siguen viendo con reticencia la propuesta a Reino Unido

El primer ministro checo, Bohuslav Sobotka, ha traslado este martes al presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, las reticencias con las que los países de Europa Central siguen viendo el acuerdo planteado a Reino Unido para facilitar su permanencia en la UE.
Sobotka ha explicado a Tusk la postura del Grupo de Visegrado, que integran República Checa, Eslovaquia, Polonia y Hungría, después de la cumbre celebrada por sus mandatarios este lunes en la capital checa.
En este sentido, según ha informado el primer ministro checo en un comunicado, estos países consideran que sigue habiendo "cuestiones abiertas" en lo relativo a las prestaciones sociales y la libertad de circulación, sobre todo en lo que se refiere a "los parámetros de ajuste de los beneficios por hijo y las condiciones del denominado
'freno de emergencia'", que daría a Londres la capacidad de suspender el derecho a recibir determinadas ventajas sociales a los europeos en sus primeros años de trabajo en Reino Unido.
Tusk ha reconocido por su parte que "la cuestión del acceso a beneficios sociales sigue figurando entre las más sensibles" para los países del Grupo de Visegrado. No obstante, ha insistido en un comunicado en que su propuesta "es justa y equilibrada, para todos".
El presidente del Consejo Europeo ha subrayado en una declaración que "protege la libertad de movimiento, al tiempo que ayuda a Reino Unido a abordar todas sus preocupaciones en lo relativo a su sistema específico de beneficios laborales". Además, ha recordado que el 'freno de emergencia' no podrá aplicarse a los trabajadores de la UE que ya se encuentran en el país.
Así las cosas, teniendo en cuenta la reticencia de los países centroeuropeos, ha admitido que "hay una milla adicional que tendremos que caminar para llegar a un acuerdo" en la cumbre de este jueves y viernes en Bruselas.
Tusk está llevando a cabo toda una serie de consultas esta semana en distintas capitales europeas para facilitar el acuerdo en la cumbre. También el primer ministro británico, David Cameron, está llevando a cabo numerosos contactos con miras a cerrar un acuerdo esta misma semana y poder convocar cuanto antes el prometido referéndum sobre la permanencia de Reino Unido en la UE.
Cameron también ha hablado por teléfono este martes con Sobotka, con quien ha coincidido, según un portavoz de Downing Street, en "la necesidad de discusiones adicionales para resolver todos los detalles". Además, ha agradecido el apoyo del Grupo de Visegrado a la renegociación de su relación con la UE por parte de Reino Unido.