Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La cima del Everest, un desafío que se ha cobrado la vida de cientos de alpinistas

Alcanzar la cima el Everest, tocar la cumbre, a 8.848 metros, es un desafío tan atractivo para los alpinistas como arriesgado. Ahí arriba hay más de 200 cadáveres. 150 nunca han sido encontrados. Y la mayoría de los que sí, siguen ahí, como una advertencia para quienes pasan por ahí. Hace tanto frío que sus cuerpos no se descomponen ni hay animales carroñeros que se los coman. Algunos ya tienen incluso nombre: 'El saludador', 'Botas verdes', fallecido en 1996 junto a otras 7 personas en un suceso que fue narrado en la película 'Everest'... Es el panorama que también encontró el español Carlos Soria. A sus 77 años Soria logró alcanzar su duodécimo 'doce mil' hace dos días, cuando llegó al Annapurna después de varios intentos con una máxima: "Me gusta mucho más el hacer las cosas bien hechas que el conseguir los objetivos". Porque ahí arriba la montaña manda, y no tiene piedad si se toma una mala decisión.