Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evo Morales arremete contra la Unión Europea

Evo Morales durante un acto político en Sucre. FOTO: EFEtelecinco.es
En nombre del pueblo boliviano, pero también de sus "hermanos de otras regiones del mundo, como el Magreb y otros países de Africa", Morales ha pedido a la UE que elabore "una política migratoria respetuosa con los derechos humanos". En caso contrario, "nos veríamos en la imposibilidad ética de profundizar en las negociaciones con la UE y nos reservaríamos el derecho de imponer a los ciudadanos europeos las mismas obligaciones de visados que nos fueron impuestas el 1 de abril de 2007, según el principio diplomático de reciprocidad".
Evo Morales ha señalado que el proyecto de directiva prevé que los inmigrantes sin papeles puedan ser encerrados hasta 18 días antes de su expulsión "sin proceso ni justicia", lo que en su opinión "viola" varios artículos de la Declaración Universal de Derechos Humanos.
"Como podemos aceptar sin reaccionar que sean concentrados en campos nuestros compatriotas y hermanos latinoamericanos sin papeles que, en su inmensa mayoría, trabajan y se integran desde hace años", se preguntó.
Morales ha criticado que la UE quiera imponer esta directiva de retorno al mismo tiempo que negocia con los países de la Comunidad Andina de Naciones un acuerdo de libre comercio. "Los problemas de cohesión social que sufre Europa no son culpa de los inmigrantes, sino el resultado del modelo de desarrollo impuesto por el norte, que destruye el planeta y desmiembra las sociedades humanas", ha indicado.

"Promover de un lado la libertad de circulación de mercancías y flujos financieros mientras vemos el encarcelamiento sin juicio de nuestros hermanos que han intentado circular libremente. Eso es negar los fundamentos de la libertad de derechos democráticos", ha afirmado.