Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Evo Morales defiende la cadena perpetua ante la Iglesia católica

El presidente de Bolivia, Evo Morales, ha defendido la recién aprobada cadena perpetua para casos de violación de menores que mueran a causa de la agresión ante la Iglesia católica, que un día antes indicó que se trataba de un "retroceso en el régimen penitenciario del país", y ha advertido de que espera que la oposición del clero no se deba a sus propios casos de violación.
"No entiendo como Iglesia rechaza la cadena perpetua", ha afirmado. "No quiero pensar que defienden a obispos violadores", ha añadido, recordando que no existe ningún caso en Bolivia de ningún obispo detenido por este delito.
"No quiero pensar que el obispo que se opone está defendiendo al obispo que violó a un niño", ha añadido, aunque ha asegurado que se debatirá esta cuestión dentro del Gobierno, no sin insistir que "si es bueno para la humanidad, hay que hacer cambiar acuerdos internacionales".
Morales ha indicado, además, que el Gabinete analizará este miércoles la manera de conseguir que se concreten las conclusiones que se han tomado en la Cumbre Nacional de Justicia Plural, que se celebró el pasado fin de semana en Sucre.
Bolivia aprobó este fin de semana la incorporación de la pena de cadena perpetua en su código penal para castigar los casos de violación de menores en los que las víctimas fallezcan a causa de las agresiones.
El presidente de la mesa número 5 del eje de política criminal y justicia penal, Kenny Morató, fue el encargado de anunciar la incorporación de la "pena de cadena perpetua para el delito de violación de niños y niñas seguida de muerte", medida por la que había abogado anteriormente el propio vicepresidente, Álvaro García Linera.
García Linera sugirió el pasado viernes que para la transformación de la justicia boliviana eran necesarios unos pilares sobre los que se construyan los cambios, entre los que señaló la introducción de la cadena perpetua para casos de pederastia.