Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos de la UE evaluarán la seguridad de los edificios afectados en Italia

Miembros de los servicios de rescate de Italia inspeccionan las ruinas del Palacio del Gobierno de L'Aquila. Foto: EFE.telecinco.es
Esta respuesta de la UE se produce después de que ayer por la tarde el Gobierno italiano solicitase el envío de al menos ocho expertos comunitarios para ayudar a normalizar la situación tras una catástrofe que ya se ha cobrado la vida de 291 personas y ha causado alrededor de 1.500 heridos, señaló la CE en un comunicado.
Cerca de 40.000 personas están en alojamientos temporales y hoteles a la espera de poder regresar a sus casas una vez se confirme la seguridad de los edificios afectados.
España, Francia, Grecia, Alemania y Suecia ya se han comprometido a enviar 10 especialistas, que se prevé estén en Roma a principios de semana.
La CE indicó que está a la espera de que otros estados miembros ofrezcan su apoyo a lo largo de la jornada. "Estamos ante un desastre humano muy importante. Europa muestra su solidaridad y responde rápidamente a la petición de Italia", declaró el comisario europeo de Medio Ambiente, Stavros Dimas.
Dimas agradeció la rapidez a los países de la UE que ya han ofrecido enviar expertos a la zona, así como el esfuerzo de las autoridades italianas, en especial, del departamento de protección civil, liderado por Guido Bertolaso.
El mecanismo comunitario de protección civil, en el que participan 30 países, tiene por objetivo reforzar la cooperación en las intervenciones de asistencia a fin de que la respuesta sea rápida y la mejor posible para hacer frente a situaciones de emergencia.
La UE ha recurrido a este mecanismo en diversas ocasiones desde su establecimiento, como el terremoto que asoló Irán en 2003, el 'tsunami' del sureste asiático en 2004 y los incendios en Portugal en 2005.