Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos sanitarios denuncian que la crisis del ébola pone en peligro la contención de la malaria

En 2012, la malaria mató a 7.000 personas en los tres países más afectados por el Ébola
La directora del centro Roll Back Malaria Partnership (RBM) y destacada experta en el control de la enfermedad, Fatoumata Nafo Traoré, ha denunciado que la crisis del ébola está poniendo en peligro la contención de la malaria. En 2012, la malaria mató a 7.000 personas en los tres países más afectados en la actualidad por el ébola.
Tras visitar las zonas afectadas del oeste de África, la doctora ha reconocido que "es comprensible que la atención de todos los trabajadores de la salud se centre en el ébola", pero también ha asegurado que eso pone en peligro el descontrol de otras enfermedades, según ha publicado este lunes la cadena británica BBC.
"Estamos muy preocupados ante la posibilidad de que el ébola cause un revés en los esfuerzos para luchar contra la malaria", ha explicado. La enfermedad causó casi 4.000 muertes en Sierra Leona, unas 2.000 en Liberia y, aproximadamente, 1.000 personas perdieron la vida en Guinea en 2012, justo los tres países más afectados por el virus del ébola en África Occidental.
"Estos países han estado previamente afectados por la malaria y desde hace cinco años las muertes se han duplicado. Todos estamos de acuerdo en que ningún niño debería morir de malaria, porque tenemos las herramientas para prevenir y tratarla y porque se puede curar, pero ahora, como es comprensible, la atención de todos los trabajadores de la salud está en el ébola", ha asegurado.
"Estábamos acostumbrados a ver las camas de los hospitales con tres niños en cada una, porque no había suficiente espacio", ha explicado la doctora para luego afirmar que ahora esas salas se han convertido en "espacios fantasmas" porque no hay personas para trabajar.
Además, ha explicado que "uno de los problemas es que los primeros síntomas del ébola y de la malaria pueden ser similares", normalmente fiebre y sudores, pero que la gente tiene miedo a acudir a los hospitales.
"Los centros de tratamiento de ébola tienen un protocolo para abordar los casos de fiebre con medicamentos contra la malaria debido a que el paciente puede estar sufriendo ambas enfermedades. Pero en el momento en que las personas tienen fiebre, a menudo tienen miedo de ir a los centros de salud porque quieren evitar el ébola", ha dicho.
PLANES PARA FRENAR LA MALARIA
Nafo ha asegurado que el año pasado en Guinea y Sierra Leona se acordaron unos objetivos claves para intentar frenar la malaria, puntos tan sencillos como repartir mosquiteras para impedir las picaduras de los mosquitos que contagian la enfermedad. Unas medidas que estarían siendo descuidadas al centrarse en la lucha contra el ébola.
Destaca la situación en Liberia, donde las autoridades no están intentando abordar ambos cometidos: distribuir las mosquiteras mientras tratan de contener el ébola.
El centro RBM es una asociación de más de 500 organizaciones que se formó hace 16 años para coordinar los esfuerzos globales contra la malaria.