Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Expertos no perciben cambios sustanciales en la reforma de la NSA anunciada hoy por Obama

Assange valora que de no ser por las filtraciones de Snowden, Obama no habría iniciado esta modificación
Expertos en telecomunicaciones e informática han valorado con ciertas dudas los pasos dados por el presidente de EEUU, Barack Obama, a la hora de reformar el programa de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional (NSA) y no perciben de inmediato cambios sustanciales que garanticen el derecho a la privacidad de los individuos.
"Los primeros pasos son dignos de aplauso pero los detalles son importantes", indicó el experto del Cato Institute, Julian Sanchez, sobre el fin del programa de metadatos telefónicos de la NSA, que pasarán a manos de un tercero para garantizar que el Gobierno no mantiene la propiedad de los datos personales, una estrategia que ha despertado las sospechas del experto.
"Es posible que este 'custodio' se convierta en un brazo del Gobierno", declaró Sanchez, quien no obstante dio la bienvenida a la decisión de Obama de permitir que sean los jueces, y no los propios analistas de la NSA, quienes decidan qué datos deben ser investigados.
El experto en criptografía Matt Blaze echó de menos en el discurso de Obama cualquier mención a posibles restricciones "de las prácticas de sabotaje de la NSA sobre los estándares de seguridad y encriptación". "Es esencial que se resuelva este tema", señaló Blaze sobre la habilidad de la NSA para atacar la infraestructura informática. "Hay que restaurar la confianza en los productos estadounidenses, por no mencionar en Internet en general", hace saber.
Más crítico se ha mostrado el fundador de la ONG por los derechos digitales Fight for the Future, Holmes Wilson. "Obama acaba de decir al mundo: 'Seguiremos empleando cualquier herramienta de pirateo disponible para seguir recopilando todos los detalles electrónicos de vuestras vidas. Pero confiad en nosotros, porque América no va a haceros daño'", lamentó.
Las compañías telefónicas, posibles garantes de los metadatos de la NSA, ya se han apresurado a ofrecer su colaboración al Congreso de Estados Unidos. "El debate que se ha generado a la hora de equilibrar la privacidad personal y las necesidades de seguridad nacional es saludable y deseamos colaborar con la cámara", hizo saber AT&T en un breve comunicado.
Por otro lado, el eurodiputado de los Verdes Alemanes Jan-Phillip Albrecht, consideró que la propuesta de Obama, "no es suficiente en absoluto" y que "la recolección de datos de los extranjeros va a continuar". "No veo que se haya limitado su alcance, ni nada que indique un cambio de la situación", hizo saber al diario 'The Guardian'.
ASSANGE: "DE NO SER POR SNOWDEN, NO HABRÍA REFORMA"
El fundador de la web de filtraciones Wikileaks, Julian Assange, se mostró igualmente crítico con el discurso del presidente y declaró que ha sido gracias a las revelaciones del ex trabajador de la NSA Edward Snowden que Obama se haya decidido a abordar públicamente este tema.
"Está claro que el presidente no estaría hablando hoy si no hubiese sido por Edward Snowden y otros informantes antes que él", aseguró Assange desde Londres en entrevista con la cadena estadounidense CNN.
"Obama se ha visto obligado a realizar esta declaración a rastras. Estoy seguro de que para él ha sido bastante embarazoso", hizo Assange, quien no vio ningún tipo de contenido en el discurso de Obama. "Cuarenta minutos y no ha dicho prácticamente nada", manifestó.