Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Exteriores reconoce a las ONG que la retirada de los cooperantes fue "demasiado radical"

El Ministerio de Asuntos Exteriores y de Cooperación habría reconocido durante las reuniones mantenidas esta misma semana con las ONG que trabajan en los campamentos de refugiados saharauis de Tinduf (Argelia) fue "demasiado radical", según han informado fuentes de las organizaciones prosaharauis conocedoras de la reunión.
"Ahora reconocen que eso que decían de la evacuación inmediata por el riesgo de secuestro no es tanto, que la retirada total de los cooperantes ha sido demasiado radical", ha explicado la fuente en declaraciones a Europa Press.
Las ONG han mantenido varias reuniones en la última semana con responsables del Ministerio, la última de ellas este viernes, con la participación de un alto cargo de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo (AECID). En ellas, según la fuente, las organizaciones prosaharauis habrían trasladado a Exteriores su deseo de regresar a los campamentos.
Tras asumir esta postura, Exteriores habría planteado como objetivo regresar "cuanto antes" a los campamentos saharauis, aunque "de forma escalonada". "Quieren que primero vayamos a Argel, luego a la ciudad de Tinduf --a cuyas afueras están los campamentos-- y finalmente a los propios campamentos", ha indicado la fuente.
Incluso se habría planteado que los cooperantes trabajen desde Tinduf, pero las ONG lo habrían rechazado por considerarlo muy complicado. "Hay que buscar otra solución", ha señalado.
"Hay que buscar otra solución", ha recalcado. En ese sentido, equipos técnicos de las ONG están manteniendo contactos con expertos en seguridad de la AECID para poner en marcha un nuevo protocolo de seguridad en coordinación con las autoridades argelinas y del Frente Polisario, que controla los campamentos saharauis.