Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El ministro de Exteriores holandés aboga por el diálogo de la UE con Cuba durante una visita a La Habana

El ministro de Exteriores holandés, Frans Timmermans, ha abogado por que la Unión Europea abra un nuevo diálogo con Cuba y abandone su actual política aprovechando su visita a La Habana, durante la que ha elogiado también los cambios acometidos por el Gobierno de Raúl Castro.
En declaraciones a la BBC durante su estancia, el ministro holandés ha admitido que, aunque se cambie la política hacia Cuba, seguramente las diferencias de opinión persistirán, pero ha considerado que ello es preferible a la situación actual.
"Hemos visto que no reunirnos entre nosotros, no hablar sobre esto no ayuda realmente", ha subrayado Timmermans, que es el primer ministro de Exteriores holandés que visita la isla desde la Revolución de 1959. En su opinión, el diálogo podría "hacer avanzar la relación".
Asimismo, ha dejado claro que durante sus contactos con las autoridades cubanas, incluido el encuentro previsto este martes con el canciller Bruno Rodríguez, planteará la cuestión de los Derechos Humanos, "como siempre hago donde quiera que viajo".
Por otra parte, ha reconocido que no ha tenido "total libertad a la hora de elegir a las personas que podremos ver" durante la visita. "Cuba está cambiando, pero no en todos los aspectos", ha incidido, argumentando que hacen falta "pasos valientes" en materia económica así como "más apertura en el plano social".
Los ministros de Exteriores de la UE deberán discutir el próximo 20 de enero si la UE inicia la negociación con Cuba de un Acuerdo de Diálogo Político y Cooperación, que dejaría atrás la Posición Común que desde 1996 rige las relaciones de la Unión Europea con la isla, que condiciona la cooperación a que se produzcan avances en materia de Derechos Humanos y libertades fundamentales, y defiende el diálogo con la oposi
Un grupo de países que tradicionalmente han mostrado mayores dudas al acercamiento a La Habana, como Alemania, República Checa y Suecia, mantienen sus reservas porque consideran que el régimen cubano no ha ofrecido hasta la fecha "garantías claras" del giro que espera la UE para normalizar las relaciones.
ENCUENTRO CON VICEPRESIDENTE
Según informa la agencia cubana AIN, Timmermans mantuvo este lunes un encuentro con el vicepresidente cubano, Ricardo Cabrisas, y consideró que en Cuba se están produciendo hechos interesantes y por tanto ha llegado el momento de que la UE actualice sus relaciones con la isla.
El ministro holandés aseguró que su Gobierno sigue con atención los ajustes que Cuba está llevando a cabo en su economía y la oportunidad para hacer negocios que suponen y manifestó su deseo de que su primera visita sea el punto de partida de un vínculo largo y fuerte entre ambas naciones, siempre según AIN.
Por su parte, Cabrisas se mostró igualmente confiado en que la visita contribuirá, "con mucho", a profundizar las relaciones bilaterales y destacó que un "muy buen" inicio de 2014, porque es la primera de un ministro de ese país y, en muchos años, la primera de un titular de la UE.
En este sentido, el vicepresidente cubano reafirmó la voluntad de Cuba para ir al encuentro de objetivos comunes, en las esferas que resulten de interés para ambas partes.
TALLER DE FÚBBOL
El ministro holandés también ha aprovechado su viaje a La Habana para inaugurar este lunes un taller de fútbol que se prolongará hasta el viernes y que será impartido por cinco entrenadores del club holandés Feyenoord, quienes también aprovecharán para buscar jóvenes talentos, ha informado este martes 'Juventud Rebelde'.
"El deporte en Cuba es muy fuerte. Por eso es importante jugar fútbol aquí, para desarrollarlo más. Con la cultura deportiva que tienen ustedes, se podrán beneficiar mucho de la experiencia que poseen los holandeses en la formación de los jóvenes en el fútbol", subrayó el ministro.
"Yo adoro el fútbol porque transmite valores para las próximas generaciones. Este deporte ayuda no solo a mejorar la forma física, sino también las relaciones sociales, y te conduce a ser un mejor ciudadano. Además, enseña cómo trabajar en equipo, porque es una manera fantástica de unir a las personas", defendió Timmermans, según el diario de las juventudes comunistas.