Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Extinguido un incendio en el hospital militar en el que se encuentra ingresado Musharraf

El Ejército paquistaní ha extinguido este miércoles un incendio registrado en el hospital militar de la localidad de Rawalpindi en el que se encuentra ingresado el expresidente Pervez Musharraf, según ha informado la cadena de televisión paquistaní Geo TV.
En base a las primeras informaciones, el fuego se registró en la cuarta planta del centro médico, tras lo que ha sido extinguido por el personal de las Fuerzas Armadas presentes en el lugar. Al parecer el incendio se ha debido a un cortocircuito.
La semana pasada, el tribunal especial encargado de juzgar por traición al expresidente ordenó que el general retirado comparezca el 16 de junio, después de examinar los informes médicos presentados sobre el exmandatario. En base a los mismos, Musharraf sufre depósitos de calcio en sus arterias coronarias, estrés, capsulitis adhesiva, exceso de colesterol, hiperplasia prostática y daños óseos y en la columna vertebral.
Musharraf debía comparecer ante el tribunal el 24 de diciembre, pero la localización de una bomba en su camino al lugar provocó que la comparecencia fuera aplazada hasta el 1 de enero, fecha a partir de la cual se han sucedido otros aplazamientos.
Musharraf declaró el estado de emergencia en noviembre de 2007, suspendió la Constitución y expulsó de sus cargos a los magistrados del Supremo que consideraron ilegal esta decisión. De ser declarado culpable, podría ser condenado a muerte o a cadena perpetua.
El exmandatario, que está en libertad bajo fianza por otros cuatro casos por delitos criminales, entre ellos el que le relaciona con el asesinato de la exprimera ministra Benazir Bhutto, también en 2007, argumenta que las acusaciones tienen motivación política.
Musharraf llegó al poder en 1999 tras un golpe de estado contra Nawaz Sharif, que en la actualidad ocupa el cargo de primer ministro, y dimitió en 2008, tras lo que marchó a Dubai y Londres en un exilio autoimpuesto.
En marzo regresó al país con el objetivo de liderar a su partido en las elecciones legislativas, pero un tribunal le descalificó de la carrera electoral y quedó expuesto a una batería de cargos en su contra por sus acciones mientras estuvo en el poder.