Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La FAO y el PAM, preocupados por el "impacto" de la sequía en algunas zonas de Centroamérica

Alertan de los efectos en la seguridad alimentaria y piden aumentar esfuerzos
La Organización para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y el Programa Mundial de Alimentos (PAM) han expresado este miércoles su preocupación por los efectos que está teniendo la sequía en algunas zonas de los países centroamericanos y han hecho un llamamiento a incrementar los esfuerzos para frenar las consecuencias, principalmente en materia de seguridad alimentaria.
"Consideramos muy preocupante el impacto que la canícula prolongada está teniendo en la seguridad alimentaria y nutricional en algunas zonas de El Salvador, Guatemala, Honduras y Nicaragua", han señalado en un comunicado conjunto el director regional del PAM, Miguel Barreto, y el coordinador para Mesoamérica de la FAO, Ignario Rivera.
Según ambos responsables, "es muy importante priorizar recursos internos y externos para abordar esta situación que está afectando a millones de personas muy vulnerables".
Barreto y Rivera han incidido en que "la canícula en ciertas zonas de la región ha alcanzado niveles históricos" y "superficies considerables dentro del corredor seco centroamericano se encuentran afectadas por la sequía agrícola" lo que ha provocado "pérdidas agropecuarias significativas".
"Aunado a estas pérdidas, preocupa la inseguridad alimentaria que ya se experimenta en la región y que, de no tomar medidas, podría agudizarse hacía 2015", han advertido.
En este sentido, han resaltado los planes de acción a corto, medio y largo plazo adoptados por estos países y la importancia de aplicar acciones que reduzcan el riesgo agro-climático y contribuyan a la adaptación ante el cambio climático. Además de cooperar entre sí, los países centroamericanos cuentan con el respaldo de las oficinas de la FAO y el PAM en la región.
"Ambas agencias refrendan su compromiso y hacen un llamado a otros socios en la conjunción de capacidades y recursos para fortalecer la resiliencia de los países centroamericanos", han remachado Barreto y Rivera.