Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

FARC y Gobierno pactan que el acuerdo para poner fin al conflicto se eleve a Acuerdo Especial Humanitario

Las delegaciones del Gobierno colombiano y de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) que negocian el fin del conflicto desde La Habana (Cuba) han acordado este jueves elevar el estatus del acuerdo que finalmente se sellará entre las partes para darle mayor seguridad y estabilidad.
En un comunicado, las delegaciones han anunciado "un acuerdo para brindar seguridad y estabilidad jurídica al Acuerdo Final", así como para "asegurar su cumplimiento, tanto conforme al derecho interno colombiano como conforme al Derecho Internacional".
Así, "el Acuerdo Final para la terminación del conflicto y la construcción de una paz estable y duradera constituye un Acuerdo Especial en los términos del artículo 3 común a los Convenios de Ginebra de 1949", han indicado un mecanismo que, en palabras de las FARC, "busca dar vía libre a las partes para terminar o humanizar la guerra".
En virtud de este artículo, todas las personas que hayan depuesto las armas deberán ser tratadas con humanidad, sin ninguna distinción.
En este último acercamiento entre las partes, las FARC han aceptado finalmente la propuesta anunciada por el Gobierno de la vía del plebiscito para ratificar los acuerdos, propuesta que el presidente, Juan Manuel Santos, defendió con rotundidad en el pasado.
"Prometí al pueblo colombiano que sería el pueblo colombiano, no el presidente, el que tendría la ultima palabra sobre lo que acordáramos en La Habana", explicó entonces.
Por su parte, el jefe de la delegación de la guerrilla en La Habana, 'Iván Márquez', ha explicado que para las FARC, elevar a Acuerdo Especial es el recurso más rápido y eficaz.
"No tiene sentido convertir este tramo final en un 'via crucis' innecesario cuando lo que se busca es salvaguardar la protección en todo sentido de quienes han padecido la guerra", ha explicado, en declaraciones recogidas por el diario 'El Espectador'.