Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Las FARC piden que guerrilleros presos puedan acudir a La Habana como "víctimas" del conflicto

Gobierno y guerrilla comenzarán a negociar el 22 de agosto el abandono de las armas y el cese de hostilidades
Las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han solicitado este martes al Gobierno que permita la presencia en las conversaciones de La Habana de guerrilleros presos, toda vez que consideran que "han sido y siguen siendo víctimas de graves violaciones de los Derechos Humanos".
Las FARC y el Gobierno colombiano han pactado la inclusión de las víctimas en el proceso de diálogo mantienen en Cuba desde noviembre de 2012. Sin embargo, parecen no ponerse de acuerdo respecto a quiénes pueden ser considerados 'víctimas' de un conflicto que dura ya medio siglo.
La guerrilla ha reiterado este martes en un comunicado su disposición a recibir a "todas las víctimas", tal como pactaron las partes en julio. Las delegaciones que acudan, han añadido las FARC, "deben reflejar todo el universo de violaciones" registradas durante el conflicto, sin "discriminación".
En este sentido, han planteado que hay "integrantes" de las FARC que "han sido y siguen siendo víctimas de graves violaciones de los Derechos Humanos e infracciones del (Derecho Internacional Humanitario) DIH".
Las FARC han insistido en que "no deben ser excluidos por su condición de rebeldes, independientemente de que se encuentren privados de la libertad", por lo que han pedido al Gobierno de Juan Manuel Santos que facilite "garantías y permisos" para que estos guerrilleros sean trasladados a La Habana.
RECHAZO DEL GOBIERNO
El Gobierno, sin embargo, no parece dispuesto a incluir a guerrilleros detenidos en las conversaciones de La Habana. El ministro de Defensa, Juan Carlos Pinzón, ha asegurado que "suena un poco raro que aquellos que destruyen pueblos, que atentan contra niños y niñas, que han asesinado, secuestrado y reclutado menores" quieran ahora "mostrarse como víctimas".
Pinzón, que precisamente este martes ha sido ratificado como responsable de Defensa, ha afirmado que las violaciones cometidas por la propia guerrilla contravienen la petición formulada, a pesar de que ha reconocido que las partes todavía tienen una discusión pendiente sobre quiénes acudirán a La Habana, informa Caracol Radio.
Al margen de estos debates, Gobierno y guerrilla ya han anunciado en un comunicado conjunto las medidas para los cinco encuentros con las delegaciones de víctimas, cuya composición sigue en el aire. Las partes han aceptado que no habrá cabida para que estén representadas "todos los millones" de afectados.
La nota también contempla la implicación política de quienes acudan finalmente a Cuba. "El hecho de que sean escogidas víctimas directas del conflicto, no excluye la posibilidad de que esas víctimas pertenezcan a una organización y reflejen su punto de vista", han acordado las FARC y el Ejecutivo.
También han pactado la creación de la Comisión Histórica del Conflicto y sus Víctimas, que quedará instalada el próximo 21 de agosto y dispondrá de un mandato de cuatro meses. Doce expertos se encargarán de elaborar "materiales sobre el contexto histórico" del conflicto y propuestas de discusión.
ABANDONO DE LAS ARMAS
Las dos partes volverán a verse el próximo 22 de agosto, cuando arrancarán las negociaciones sobre el punto tres de la 'hoja de ruta', relativa al abandono de las armas y al fin de las "hostilidades". El foro comenzará "revisando y analizando buenas prácticas nacionales e internacionales en la materia", según el comunicado hecho público.
El fin del conflicto armado es uno de los cinco puntos que figuran en el marco negociador. El Gobierno y la guerrilla ya han llegado a pactos en la cuestión agraria, la participación política y el tráfico de drogas, por lo que únicamente quedarían el cese de hostilidades y un acuerdo sobre víctimas.