Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece una séptima persona del atropello en el desfile del Día de la Reina

Un hombre ha muerto en el hospital a causa de las heridas provocadas este jueves en el atropello durante el desfile del Día de la Reina en la localidad holandesa de Apeldoorn, con lo que ya son siete los fallecidos a consecuencia del ataque dirigido contra la Familia Real. El conductor, que actuó de forma intencionada, también ha muerto.
El Ministerio de Defensa holandés ha informado de que se trata de de un policía militar de 55 años, natural de Apeldoorn, según recoge la agencia holandesa ANP. Ocho personas, entre ellas dos niños, continúan hospitalizadas y hay una mujer que se encuentra en estado crítico.
El ataque tuvo lugar cuando un coche se saltó el perímetro de seguridad y trató de embestir el autobús descapotable en el que estaban la reina Beatriz y su familia.
Fallece el conductor
Karst T., un ciudadano holandés de 38 años, rompió el cordón de seguridad poco antes del paso del autobús descubierto en el que viajaba la Familia Real y embistió al público allí concentrado, para acabar estrellándose contra un monumento cercano.
Al ser interrogado por la Policía, Karst T., confesó que su acción fue intencionada y que se dirigía contra la Familia Real, aunque no detalló los motivos.
Según las autoridades, no tenía antecedentes penales ni tampoco de problemas psiquiátricos.
El hombre, que iba a ser acusado de intento de atentado contra la jefa del Estado, trabajaba en una empresa de seguros, hasta que fue despedido recientemente. El ataque motivó la cancelación inmediata de las festividades del Día de la Reina, que se celebra en toda Holanda.
La Policía ha examinado minuciosamente en las últimas horas el vehículo y la casa del agresor, pero no ha encontrado ningún indicio de que hubiera ninguna persona más implicada.