Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Falsa alarma en el vuelo de Amsterdam a Detroit

Barack Obama, de vacaciones con su familia en su archipiélago natal de Hawai, tuvo que interrumpir su descanso ayer por segunda vez tras ser notificado de una irregularidad en un vuelo que cubría la misma ruta de Amsterdam a Detroit que el vuelo del viernes.
El percance se produjo después de que la tripulación increpase a un pasajero de nacionalidad nigeriana que había pasado alrededor de una hora en el baño del avión.
El pasajero, a su vez, reaccionó de forma desproporcionada, lo que llevó al piloto a solicitar ayuda de emergencia tras el aterrizaje de la nave, lo que hizo temer que se repitiese una situación similar a la del viernes.
Las autoridades descartaron que el incidente fuese serio, determinaron que el pasajero se encontraba mal de ahí su prolongada estancia en el baño y no encontraron artefacto alguno adherido al cuerpo del viajero que causó la alarma entre la tripulación.
Aun así, Obama pidió mantener la guardia en alto. Se espera que las autoridades ofrezcan hoy nueva información sobre Umar Farouk Abdulmutallab, el joven nigeriano de 23 años que intentó detonar un explosivo que llevaba adherido al cuerpo en un avión de Northwest.
No está claro todavía si el joven actuó en solitario o en coordinación con miembros de Al Qaeda en Yemen como sostiene él.