Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Familiares de presos políticos encarcelados en Evin protestan frente a la oficina de Rohani

Familiares de los presos políticos encarcelados en la prisión de Evin, ubicada en la capital, Teherán, han celebrado este martes una manifestación frente a la oficina del presidente, Hasán Rohani, según ha informado la cadena de televisión británica BBC.
Un portal opositor ha informado de que varios de los encarcelados fueron golpeados durante una inspección llevada a cabo el jueves de la semana pasada, lo que ha provocado que los familiares salgan a protestar por los abusos.
En base a las informaciones disponibles, varios funcionarios de la Presidencia han debatido el incidente con los familiares tras la protesta del martes, mientras que varios parlamentarios han pedido que se abra una investigación.
"Las familias nos han pedido ayuda, y hacemos lo que podemos", ha dicho el parlamentario Alí Motahari, que ha solicitado al ministro de Justicia, Mostafá Pourmohammadi, que investigue los incidentes, que han sido desmentido por los oficiales de la prisión.
Durante la protesta, los familiares portaron pancartas y corearon 'Evin se ha convertido en Palestina. Gobierno, ¿por qué permaneces sentado y sin hacer nada?'.
El portal opositor Kalame.com ha indicado que alrededor de 30 presos resultaron heridos durante la carga de los funcionarios de prisiones, en la que habrían participado alrededor de 100 guardas equipados con material antidisturbios.
Por contra, Pourmohammadi ha insistido en que se trató de "una inspección rutinaria" que se encontró con "resistencia". "Sólo uno o dos prisioneros sufieron heridas leves", ha asegurado.
Asimismo, los parlamentarios Hasán Asafari e Ismail Kowsari han acusado a algunos de los presos de poseer ilegalmente teléfonos móviles y ordenadores portátiles y de negarse a entregarlos a los funcionarios de prisiones.
Activistas pro Derechos Humanos han acusado a las autoridades iraníes de cometer abusos contra los reos, especialmente contra aquellos condenados por cargos políticos. Un total de siete presos han muerto desde 2009 a causa de torturas, malos tratos o negligencias médicas.