Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Al Fatá advierte de la "explosión" que puede causar la construcción de más asentamientos

Un dirigente del movimiento palestino Al Fatá, Yibril Rayub, ha advertido este lunes de que los anuncios de nuevas viviendas para judíos en Cisjordania, incluido el último de 1.000 casas en Jerusalén Este, podrían provocar una "explosión" de violencia en los territorios palestinos.
Rayub se refería así al anuncio de este lunes de la decisión del Gobierno israelí de construir 1.060 nuevas viviendas para judíos en Jerusalén Este, 660 en el barrio de Ramat Shlomo y otras 400 en el de Har Homa, en una nueva violación de las convenciones de Ginebra que prohíben la colonización de territorios bajo ocupación militar.
"Este tipo de actos unilaterales provocarán una explosión", ha advertido Rayub, que ha alertado de que la violencia del pasado verano en Gaza podría reproducirse en Cisjordania como consecuencia de las decisiones del primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu.
"Si quiere seguir apretándonos a todos en un círculo vicioso de sangre y muerte, llegaremos al mismo final que en Gaza", ha afirmado, según recoge el periódico israelí 'The Jerusalem Post'.
Mientras, el jefe negociador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Saeb Erekat, ha condenado la iniciativa israelí. "Este anuncio es una prueba más de la intención de perpetrar crímenes castigados por el Derecho Internacional", ha afirmado Erekat, según recoge la agencia de noticias oficial palestina, Wafa.
Erekat ha pedido una "medidas decididas" a la comunidad internacional para salvar la solución de los dos estados ante el "expansionismo colonial" israelí.
Otro dirigente de la OLP, Hanan Ashrawi, ha acusado a Netanyahu de intentar imponer una solución 'de facto' de un solo estado. "Las acciones de Netanyahu dejan en evidencia la naturaleza racista y extremista de su coalición. Es evidente que Netanyahu está interesado en fomentar las relaciones con los colonos extremistas y violentos a costa de la solución de los dos estados y de los Derechos Humanos de los palestinos", ha argumentado.