Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fico anuncia avances de cara a la formación de un gobierno de coalición en Eslovaquia

El primer ministro de Eslovaquia, Robert Fico, ha afirmado este lunes que se han producido avances de cara a la formación de un gobierno de coalición, tras acordar un borrador de programa gubernamental con los partidos rivales.
"El resultado de las largas y difíciles negociaciones de hoy es un borrador de prioridades (...) que será una base de cooperación para los cuatro partidos que formarán el Gobierno"; ha dicho.
"El borrador ha sido completado y mañana (por el martes) por la mañana pasará por los órganos de los partidos", ha agregado el primer ministro eslovaco, según ha informado el diario local 'Pravda'.
Fico, cuya formación de centro-izquierda, Social Democracia (SMER), logró la victoria en las urnas pero perdiendo su mayoría parlamentaria, tiene hasta el próximo viernes para llegar a algún acuerdo, después de que el presidente, Andrej Kiska, anunciara el lunes pasado que le encargaba la formación del nuevo Gobierno.
El SMER necesita buscar al menos dos socios para crear una coalición y, muy probablemente, hasta tres de entre las ocho formaciones que han obtenido representación parlamentaria.
En las conversaciones de este lunes han participado, además del SMER, el Partido Nacional Eslovaco (PNE), el conservador Most-Hid --que cuenta con el apoyo de la minoría húngaro-eslovaca--, y el centrista Siet (Net). Estos dos últimos se negaron en principio a pactar con el partido de Fico.
Si el primer ministro en funciones no logra negociar un nuevo gabinete, Kiska podría entregar la tarea de formar Gobierno a Richard Sulik, líder del segundo partido más votado, el partido liberal Libertad y Solidaridad. Si éste tampoco lo logra, las consecuencias podrían ser varias, entre ellas, una gran coalición, un gabinete provisional o unas elecciones anticipadas.
Eslovaquia se encargará de la presidencia de la Unión Europea en la segunda mitad del año, dándole mayor voz a cuestiones como la crisis migratoria que vive Europa.
Aunque el Gobierno también estará bajo presión a nivel nacional para mejorar la sanidad y la educación y abordar la corrupción, cuestiones que han contribuido a la pérdida de electores para la formación de Fico, a pesar de que durante su mandato, el crecimiento económico del país ha sido potente.