Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiel hasta el final

Comet cumplió su cometido hasta el último momento. Este perro labrador, fiel a su dueño ciego, le llevó sano y salvo hasta casa, recorriendo un camino de 200 kilómetros, el labrador se desplomó y murió.
Según informa el diario británico, 'The Sun', la causa de la muerte del animal fue un doloroso tumor que tenía en el bazo, del que su dueño, David Quarmby, no sabía nada.
Comet y David llevaban siete años juntos y eran inseparables. "Estoy destrozado, es como perder una parte de mi", dice. "Comet era un perro valiente y maravilloso que echaré mucho de menos, un perro muy amable que se llevaba bien con todo el mundo, el alma de la fiesta"; explica David.
Además, era un perro leal y comprometido con su función. A pesar del doloroso tumor que sufría consiguió recorrer el camino a casa, en autobús y tren hasta dejar a David sano y salvo en su casa de Manchester. Después se desplomó y murió.