Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscal militar rebaja a homicidio el cargo contra el soldado que ejecutó a un palestino

El fiscal militar ha anunciado este jueves que ha reducido de asesinato a homicidio el cargo que imputa al soldado de las Fuerzas de Defensa de Israel que ejecutó de un disparo en la cabeza a un asaltante palestino herido y desarmado, ha informado el diario 'The Jerusalem Post'.
El teniente coronel Edoram Rigler, el fiscal militar de este caso, ha realizado este anuncio este jueves en la apertura de la vista judicial para decidir si el autor del fatal disparo es liberado o continúa detenido.
En la vista celebrada en Kastina, cerca de Ashdod, al sur de Tel Aviv, Rigler le ha dicho al juez del proceso, el teniente coronel Ronen Shor, que cree que lograrán una condena por homicidio, que implica una elevada pena de prisión.
El diario israelí ha explicado que este caso se ha visto rodeado de polémica, con detalles filtrados de la investigación que hacen dos retratos distintos de lo sucedido, con personas argumentando que lo sucedido fue un asesinato a sangre fría y otros sosteniendo que fue una grave negligencia con un palestino que había intentado matar a un soldado israelí antes de ser abatido.
El palestino y un cómplice atacaron con cuchillos a un soldado israelí y sus compañeros de armas les redujeron. El autor del ataque quedó herido e inconsciente en el suelo y, según se puede observar en un vídeo aportado por la ONG B'Tselem, minutos después un soldado israelí le mata con un disparo en la cabeza.
Para apoyar la acusación de homicidio, el teniente coronel Rigler ha señalado que el autor del disparo contó a su superior cuando le preguntó por qué lo había hecho que había actuado así porque "el terrorista tenía que morir".
El fiscal también se remite a otro testimonio del soldado, que aseguró tras su acción que había matado al palestino porque había "apuñalado" a su "amigo" y había "intentado matarle", por lo que "se merecía morir".
El fiscal ha afirmado que estos testimonios son pruebas claras de los motivos ilegales por los que el soldado mató al herido palestino y que se imponen al argumento de autodefensa que utiliza la defensa del acusado.
Además, ha señalado que el superior del soldado, un teniente coronel, creyó que el soldado le estaba mintiendo cuando, dos horas después del incidente, le dijo que había creído que tenía un cuchillo y que por eso le disparó. Posteriormente, según la versión del fiscal, el soldado volvió a cambiar su versión y alegó que fue por autodefensa porque pensó que el herido llevaba explosivos.
El fiscal le ha dicho al juez que solo solicita una prórroga de siete días de la detención preventiva del acusado, para que continúe encerrado hasta que registre el escrito de acusación. Este martes, el fiscal le dijo al juez que no existía ninguna necesidad militar que justificara que el soldado matara al palestino herido.
El abogado defensor, Ilan Katz, argumentó entonces que la autopsia del cadáver del palestino podría salvar a su cliente del cargo de asesinato y de homicidio si demuestra que ya estaba fatalmente herido y que moriría por las heridas sufridas antes del disparo.
En ese caso, el acusado solo afrontaría cargos por homicidio negligente o por incumplir las reglas de enfrentamiento de las Fuerzas de Defensa de Israel. Si la autopsia dice que no estaba mortalmente herido, el abogado Katz argumentará que no estaba tan gravemente herido como aparece en el vídeo y que hacía falta ese disparo adicional para neutralizarle como amenaza.