Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía llama a declarar a Lula por la trama corrupta de Petrobras

El fiscal Cássio Conserino ha llamado a declarar al ex presidente Luiz Inácio Lula da Silva por un tríplex perteneciente a su familia que estaría relacionado con la red de sobornos en la petrolera estatal, Petrobras, que se investiga en la 'Operación Lava Jato'.
Lula tendrá que comparecer, junto a su mujer, Marisa Letícia, el próximo 17 de febrero en las dependencias del Ministerio Público de Sao Paulo para prestar declaración --por primera vez-- como investigado, según informa la prensa local.
Conserino considera que tiene indicios de que hubo un intento por parte de los Lula de ocultar la verdadera propiedad del tríplex situado en el Edificio Solaris, en Guarajá, Sao Paulo, lo que constituiría un delito de blanqueo de capitales.
La Policía Federal ha calificado de "sospechoso" el Edificio Solaris, levantado por una cooperativa sindical vinculada al Partido de los Trabajadores (PT), el de Lula y el de la presidenta brasileña, Dilma Rousseff.
Las fuerzas de seguridad consideran que hay "un alto grado de sospecha en cuanto a la titularidad real" de un tríplex del Edificio Solaris que formalmente pertenece a la constructora OAS pero que en realidad sería de la familia de Lula.
"Maniobras financieras y comerciales complejas relacionadas con la empresa OAS y la cooperativa Bancoop y personas vinculadas a esta última y al Partido de los Trabajadores apuntan que unidades del condominio Solaris pueden haber sido entregadas a modo de propina por contratos de Petrobras", han indicado los investigadores de 'Lava Jato'.
Lula ha repudiado "cualquier intento" de implicarle en la trama corrupta de Petrobras. "Jamás encontrarán una acusación válida" en su contra porque "ningún líder brasileño tiene una vida privada y pública tan equilibrada como él", ha defendido el Instituto Lula.
El Instituto ha aclarado que Lula "nunca escondió que su familia compró participaciones de Bancoop para tener un apartamento donde hoy está el Edificio Solaris, algo que fue declarado a la Hacienda Pública". "O sea, pagó dinero, no recibió dinero", ha recalcado.
Además, ha explicado que "para tener el apartamento, tanto de hecho como de derecho, sería necesario pagar la diferencia entre el valor de las participaciones y el valor del inmueble". "Y la familia del ex presidente no ha ejercido ese derecho", ha indicado.
"Por tanto, Lula no ocultó patrimonio, no recibió favores, no hizo nada ilegal", ha sentenciado. Así, "continuará luchando en defensa de Brasil, del Estado de Derecho y de la democracia", ha destacado el Instituto.