Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía confirma la muerte de "un sospechoso" en la operación antiterrorista en Bruselas

La Fiscalía belga ha confirmado la muerte de "un sospechoso" en el marco de la operación antiterrorista que ha lanzado este martes en el barrio bruselense de Forest, como parte de las investigaciones por los atentados de París.
La redada ha comenzado a las 15.00 en un apartamento de la calle Dries que las fuerzas de seguridad esperaban encontrarse vacío, pero "una o varias personas han abierto fuego inmediatamente contra los policías".
En total, cuatro agentes han resultados heridos, tres --incluida una policía francesa que ayudaba en el operativo-- en este primer tiroteo, y otro en un intercambio de fuego posterior.
"Un sospechoso armado con un Kalashnikov ha muerto durante el asalto alrededor de las 18.15", ha añadido el Ministerio Público en un comunicado. De momento, se desconoce la identidad del fallecido.
Tal y como ha avanzado en rueda de prensa el primer ministro, Charles Michel, la Fiscalía ha afirmado que "la investigación sigue activa, tanto de día como de noche". "No es posible dar más detalles ahora para no perjudicar la investigación", ha recalcado.
La institución ha indicado que el miércoles a las 10.30 dará una rueda de prensa. Michel, por su parte, ha convocado al Consejo Nacional de Seguridad para analizar lo sucedido, que ha devuelto a Bruselas la tensión vivida por los atentados del 13 de noviembre en París.
Desde que Bélgica abriera una investigación para aclarar los vínculos belgas con los atentados de París, se han llevado a cabo numerosas redadas en la capital belga y otras ciudades, aunque esta es la primera ocasión que se produce un tiroteo mientras tanto.
Varios jóvenes radicalizados que residían en el barrio bruselense de Moleenbeek participaron en la planificación y ejecución de los atentados de París, entre ellos el terrorista fugado Salá Abdeslam.