Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía venezolana investiga la muerte de indígenas a manos de mineros ilegales brasileños

La Fiscalía de Venezuela se ha comprometido este miércoles a investigar la denuncia de los indígenas yanomami, que aseguran que varios de sus miembros han muerto en un ataque perpetrado por un grupo de 'garimpeiros' (buscadores de piedras preciosas en la Amazonía) brasileños.
El representante yanomami Luis Shatiwe ha presentado una denuncia ante la Unidad de Atención a las Víctimas de Puerto Ayacucho por el supuesto ataque que sufrieron el pasado 5 de julio los habitantes de la comunidad irotatheri en el municipio de Alto Orinoco, ubicado en el estado de Amazonas (sur).
Según ha relatado, los 'garimpeiros' brasileños dispararon a los indígenas desde un helicóptero, acabando con la vida de varios de ellos, aunque no ha especificado el número, destruyeron sus viviendas y les despojaron de sus pertenencias.
En este contexto, el Ministerio Público de Venezuela ha creado una comisión especial para verificar la denuncia de los yanomami y, en caso de que sea cierta, emprender acciones legales contra los mineros ilegales brasileños.
Los miembros de la comisión especial son el subdirector de Investigaciones de la Dirección de Delitos Comunes de la Fiscalía, Zair Mundaray, y el fiscal número cuatro de Amazonas, Luis Perdomo, según informa la cadena Globovisión.
Al margen del Ministerio Público, miembros de la Guardia Nacional Bolivariana (GNB), de la Asamblea Nacional (AN) y del Parlamento Indígena de América, se trasladarán en los próximos días a Alto Orinoco para conocer los hechos.
Desde 2009, ONG dedicadas a la defensa de los derechos de los indígenas denuncian que las comunidades nativas del sur de Venezuela son víctimas de los ataques de los 'garimpeiros' brasileños, que van desde el envenenamiento del agua con mercurio hasta enfrentamientos directos.