Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Trump vence y Marco Rubio se retira en el bando republicano

El magnate Donald Trump ha logrado este 'supermartes' la victoria en los estados de Florida, Illinois y Carolina del Norte, en otra gran noche electoral, liderando además las votaciones en Misuri, mientras que John Kasich conserva su bastión en Ohio, estado del que es gobernador. Por su parte Marco Rubio ha dicho que renuncia a su sueño de ser presidente en esta ocasión y "quizás para siempre". Mientras tanto, en el otro bando la exsecretaria de Estado estadounidense Hillary Clinton, ha logrado la victoria en los estados de Florida, Ohio y Carolina del Norte, consolidando su ventaja en las primarias demócratas frente a Bernie Sanders.

Trump ha obtenido el 46 por ciento de los votos en Florida, por encima del 27 por ciento de los apoyos al senador Marco Rubio, quien ha decidido abandonar la carrera presidencial en la noche de este martes tras la dura derrota en su estado natal --cuyos 99 delegados han sido sumados a Trump--.
El multimillonario, que mantiene su liderazgo en las elecciones primarias del Partido Republicano y se erige como principal candidato para luchar por la Presidencia de Estados Unidos en noviembre, también se ha alzado con la victoria en Illinois, con un 39 por ciento de votos, y en Carolina del Norte, con el 40 por ciento de los apoyos.
En estos dos últimos estados el senador Ted Cruz ha logrado el segundo puesto, con el 31 y el 37 por ciento de los votos, respectivamente, mientras que en el estado de Misuri disputa la victoria a Trump, ya que ambos cuentan con un 40 por ciento de los apoyos cuando se ha escrutado el 94 por ciento de los votos.
Por su parte, el gobernador de Ohio, John Kasich, ha logrado mantener a salvo su bastión con el 43 por ciento de los votos --frente al 36 por ciento de Trump--, lo que supone una inyección de moral en su carrera presidencial, al sumar de golpe 66 delegados, aunque permanece muy lejos de Cruz y Trump.
De esta forma, Trump sumaría 150 delegados, por los 73 de Kasich y 24 de Cruz, a falta de que se cierre por completo el recuento de votos. Rubio ha quedado relegado al último puesto en este 'súpermartes' sumando solo 4 delegados, lo que le ha llevado a abandonar la carrera presidencial.
MARCO RUBIO SE RETIRA
Tras estos pobres resultados, el senador por Florida ha retirado su candidatura. Rubio ha dicho que renuncia a su sueño de ser presidente en esta ocasión y "quizás para siempre". En cualquier caso, en un mensaje dirigido a sus seguidores, el senador ha indicado que sigue "siendo optimista acerca del futuro de Estados Unidos".
De esta forma, el senador por Florida dice "respetar" la decisión de los votantes y ha abogado por un Partido Republicano "fuerte", ya que, de lo contrario, "las cosas que van mal en el país se van a hacer permanentes", tal y como informan los medios de comunicación locales.
La contienda electoral en Florida --al igual que en el estado de Ohio-- ha sido clave para los candidatos republicanos, puesto que el ganador, aunque sea por un solo voto, se lleva todos los delegados en disputa, que son un total de 99 en Florida y de 66 en Ohio.
"A aquellos que apoyaron a Marco, los recibimos con los brazos abiertos", ha dicho Cruz tras el anuncio del senador por Florida. "Solo dos campañas tienen un camino factible, la mía y la de Trump (...) solo una campaña le ha ganado a Trump una y otra vez (...) desde Alaska hasta Maine", ha agregado Cruz, que se muestra optimista por seguir sumando delegados, pese a la victoria de Trump.
En este contexto, Trump ha lanzado un mensaje de unidad. "Tenemos que unir a nuestro partido. Tenemos una gran oportunidad, los demócratas están viniendo, los independientes también, así como gente que nunca había votado" ha advertido el magnate desde Palm Beach, en Florida.
"La gente está enojada y quiere ver que las cosas funcionan bien", ha agregado el multimillonario, que ha aprovechado para felicitar a Marco Rubio por su campaña electoral, que este martes ha llegado a su fin.
CLINTON SE POSTULA COMO FAVORITA EN EL BANDO DEMÓCRATA
Clinton ha obtenido el 65 por ciento de los apoyos en Florida --por el 33 por ciento de Sanders--, mientras que en Carolina del Norte se ha impuesto al senador por Vermont con el 55 por ciento de los sufragios y en Ohio con el 55 por ciento, según datos recogidos por los medios de comunicación estadounidenses.
La candidata demócrata apuntaba a un pleno de victorias en los cinco estados en disputa en este nuevo 'súpermartes', pero Sanders se ha adelantado en Misuri, donde cuenta con el 50 por ciento de apoyos, cuando se han escrutado el 93 por ciento de los votos. Clinton también acaricia la victoria en Illinois.
Estos resultados suponen un duro golpe para Sanders en sus aspiraciones de recortar distancia con la exprimera dama, ya que a falta de resultados definitivos Clinton ha logrado sumar 253 delegados, mientras que Sanders obtendría 124.
"Ustedes votaron porque nuestro mañana sea mejor que el ayer", ha dicho Clinton, que ha pedido a sus voluntarios que sigan trabajando duro porque esta campaña es "crucial". "Hoy está más claro que nunca que esta puede ser una de las campañas con mayores consecuencias de nuestra historia", ha apostillado.
Durante su mitin, tras conocer los primeros resultados, la exsecretaria de Estado ha criticado las propuestas del candidato republicano Donald Trump --como la prohibición de entrada de musulmanes al país-- y ha dedicado su campaña a la inmigrante guatemalteca Lucía Quiej, quien tomó la palabra y la emocionó con su historia durante el último debate demócrata.
Por su parte, Sanders ha destacado la evolución de su campaña, pasando del 3 por ciento de apoyos que le daban los sondeos hace diez meses a competir con Clinton por la nominación del Partido Demócrata. "Estamos haciendo algo radical en la política estadounidense, estamos diciendo la verdad", ha aseverado.