Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fracasa un nuevo intento de llevar ayuda humanitaria a Yarmuk, donde 43 palestinos han muerto de hambre

Un envío de ayuda humanitaria destinada a los refugiados palestinos no ha podido finalmente llegar este domingo al campo de refugiados de Yarmuk, en el sur de Damasco, debido a los intensos combates registrados en la zona. Según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos, hasta 43 palestinos han muerto ya de inanición o por falta de medicamentos en Yarmuk durante los tres últimos meses.
"Todos los intentos de poner fin al asedio del campo de refugiados de Yarmuk han fallado", ha señalado el director de la Unión Democrática Palestina, Jalid Abú al Haiya, en declaraciones a la agencia de noticias palestina Maan. "En la entrada del campo ocurrió un incidente que impidió la entrada de los suministros", ha añadido.
Un miembro del Comité Ejecutivo de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), Ahmad Majdalani, ha especificado que la presencia de milicianos y el intenso tiroteo impidió el paso de la ayuda. Sin embargo, Majdalani ha reiterado que seguirán intentando "salvar a los refugiados del campo de Yarmuk".
"Estamos en contacto con las autoridades y milicias sirias presentes en los campos palestinos de Siria para lograr una solución facilitar el tránsito seguro para la entrada de suministros de ayuda a Yarmuk", ha indicado Majdalani.
Los insurgentes tomaron en diciembre de 2012 el campamento de Yarmuk, donde vivían unos 250.000 refugiados palestinos. En julio del año pasado las fuerzas gubernamentales cercaron Yarmuk e impusieron un asedio que provocó el rápido deterioro de las condiciones de vida de los refugiados. Fuentes del partido palestino Al Fatá informaron en octubre de que la población de Yarmuk se había reducido hasta unas 18.000 personas.
La mayoría de los residentes de Yarmuk son descendientes de los palestinos expulsados de sus casas durante la guerra de fundación del Estado de Israel, en 1948. Se estima que en esta fecha tuvieron que huir unos 760.000 palestinos, cuyos descendientes ahora suman casi 5 millones.