Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia afirma que el desmantelamiento de la 'jungla' de Calais es una acción "humanitaria"

Arremete contra "mentiras y manipulaciones" que sostienen lo contrario y critica el control fronterizo de Bélgica
El ministro de Interior francés, Bernard Cazeneuve, ha asegurado este jueves que el desmantelamiento parcial del campamento de demandantes de asilo e inmigrantes instalado en la región de Calais es una "acción humanitaria", al tiempo que ha arremetido contra las "mentiras y manipulaciones" que acusan a las autoridades galas de obligar al desalojo sin control de estas personas.
"Jamás ha sido idea del Gobierno, y pretender lo contrario es mentir o manipular, de enviar bulldozer par proceder a la dispersión de los inmigrantes sin ningún tipo de acompañamiento", ha declarado Cazeneuve a la prensa en Bruselas, a su llegada a una reunión de ministros de Interior de la UE.
El titular de Interior galo ha defendido la movilización de recursos y los esfuerzos del Gobierno de Manuel Valls para atender a los miles de demandantes de asilo llegados a Francia y garantizar la asistencia y protección internacional a quienes les asista este derecho.
"Lo que hacemos es llevar una acción humanitaria hasta el final, con una movilización excepcional (de recursos)", ha insistido, para a continuación afear al Gobierno belga su decisión de reforzar los controles en la frontera con Franica por temor a que los desalojados de Calais se dirigieran a su territorio.
En opinión de Cazeneuve, el despliegue de casi 300 agentes de Policía belga adicionales en la frontera es una medida "extraña", porque "no se corresponde con la realidad" afirmar que hay un flujo de inmigrantes en esa dirección.
El ministro francés ha mostrado también su malestar por la falta de información de parte de las autoridades belgas: "Se pueden tomar estas medidas por la vía del diálogo, informando antes, pero no ha sido el caso".
Cazeneuve ha advertido, además, que no se pueden realizar comparaciones entre los controles en la frontera francobelga que reintrodujo Francia tras los atentados del 13 de noviembre con la respuesta ahora de Bélgica, porque entonces, ha dicho, la medida respondía al paso de terroristas desde Bélgica para atentar en la capital gala.
El ministro ha concluido apelando a la "solidaridad europea" y a la "responsabilidad" compartida de los Estados miembros, para responder a la crisis de refugiados.