Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia investiga 48 casos de violencia policial en el marco de las protestas contra la reforma laboral

Las autoridades francesas han abierto al menos 48 investigaciones judiciales, principalmente en París y Rennes, para evaluar posibles casos de violencia policial en el marco de las protestas por la reforma laboral que tienen lugar en el país desde hace semanas, según ha anunciado la dirección de la Inspección General de la Policía Nacional (IGPN).
"Hay que ponerlas en paralelo con las cerca de 1.500 manifestaciones, en ocasiones violentas", ha matizado Marie-France Moneger Guyomarch, la responsable de la 'policía de la Policía', sobre el balance anual del órgano, tal y como recoge el diario local 'Le Parisien'.
Entre las reclamaciones que se han interpuesto --y que han llevado a la apertura de dichas investigaciones-- se encuentran 22 hechos descritos en los que, muchos de ellos se autodefinen como transeúntes, que se encuentran a menudo en medio de las cargas policiales, según ha explicado Moneger, quien ha señalado que la "gran novedad" es que ahora "todo el mundo puede grabar a todo el mundo y esto circula por las redes sociales".
Las manifestaciones contra la 'Loi Travail' --la reforma laboral-- ya se han saldado con numerosas víctimas graves, entre ellas un estudiante de Rennes que ha perdido un ojo a causa del disparo de una pelota de goma.
Moneger ha expresado su preocupación ante los datos que ofrece el balance anual, que indican que el número de investigaciones administrativas es ligeramente superior al de otros años. Un total de 123 policías son objetivo de amonestaciones o advertencias, frente a los 125 registrados en 2014.
La responsable de la IGPN ha indicado que, entre otras, continúan con la investigación en torno a la agresión a un joven de 28 años que tras ser golpeado por una granada especial --que al estallar lanza numerosas pelotas de goma para aturdir-- el pasado 26 de mayo cayó en coma. La responsable del órgano ha indicado que la investigación se encuentra en el 75 por ciento del proceso.
Por su parte y tras una serie de protestas por parte de los sindicatos de periodistas por la agresión contra un periodista de France 3 y de un fotógrafo independiente que cubrían una de las protestas en Rennes, el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, ha instado a los reporteros que se sientan víctimas de violencia policial a presentar quejas.