Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia quiere querellarse contra el hombre que se limpia el trasero con la bandera

La imagen ganó un concurso como la fotografía más 'políticamente incorrecta'. Foto: Rmc.frtelecinco.es
El gobierno francés ha anunciado que se dispone a emprender acciones legales contra el hombre que fue fotografiado limpiándose el trasero con una bandera tricolor. La ministra de Justicia, Michele Alliot-Marie, ha calificado de inaceptable que la insignia fuera insultada de esa manera.La imagen fue galardonada con una mención especial en un concurso organizado por la cadena de tiendas FNAC con el premio a la más "políticamente incorrecta".
Tomada en una calle, la imagen muestra a un hombre visto desde atrás, con los pantalones bajados hasta los tobillos y con su trasero tapado por la bandera, que aparentemente usa para limpiarse. La conocida tienda se defendió asegurando que "en cuanto vimos que la imagen era chocante, la retiramos de la lista de premiados, con el acuerdo del fotógrafo y no la exhibimos más", ha señalado un portavoz.
La ministra francesa de Justicia, Michelle Alliot Marie, "pidió demandas penales contra este acto inadmisible", ha indicado su portavoz ministerial, Guillaume Didier.
Pero el fiscal de la República en Niza, Eric de Montgolfier, encargado de interponer la demanda correspondiente, ha explicado que ya había sido consultado en marzo y que esa fotografía no constituye un delito. El magistrado ha recordado una decisión de 2003 del Consejo Constitucional según la cual "están excluidas del campo de aplicación de la ley las obras del espíritu" y dijo que había informado a la ministra de Justicia al respecto.
El 19 de marzo, la foto en cuestión fue publicada por el diario gratuito Metro. A raíz del giro que adquirió este asunto, el director de la redacción de esa publicación, Frederic Vezard, consideró que "el tema es saber cuál es el límite del arte, de la provocación, de la libertad de expresión".
La imagen apareció el mes pasado en un diario gratuito y a toda prisa la organización del concurso la retiró de la galería de galardonados. Según la legislación francesa sólo es una ofensa insultar la bandera en un evento organizado por autoridades públicas y no en uno privado. Para la ministra, la ley debería ser cambiada. "Si una ley existente se demuestra incompleta, entonces debe ser revisada", declaró un portavoz de Alliot-Marie.