Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia aboga por imponer sanciones a los que bloquean el establecimiento del gobierno de unidad en Libia

El ministro de Exteriores de Francia, Jean-Marc Ayrault, ha abogado este jueves por imponer sanciones contra los responsables del bloqueo en la formación del gobierno de unidad nacional pactado para Libia con la mediación de Naciones Unidas.
En una entrevista concedida a la cadena de televisión francesa iTELE, Ayrault ha subrayado la importancia del "establecimiento de un gobierno de unidad en Libia" de cara a combatir el crecimiento del grupo yihadista Estado Islámico en el país.
"No excluyo que se pueda amenazar con sanciones (a los que bloquean la aprobación de este gobierno)", ha recalcado, adelantando que presentará esta posibilidad durante el encuentro que celebrará el lunes con sus homólogos europeos en Bruselas.
"No podemos seguir esperando. Es suficiente. Hay algunos que están bloqueando las cosas por razones personales y sus propios intereses", ha criticado el ministro de Exteriores francés.
El Estado Islámico entró en 2014 en Libia, en la ciudad de Derna, de donde fue expulsada un año después por milicias locales. Tras ello se hizo fuerte en Sirte, desde donde se ha expandido.
El grupo yihadista ha aprovechado el vacío de autoridad y seguridad desencadenado tras la formación de dos gobiernos enfrentados en Trípoli y Tobruk --éste reconocido por la comunidad internacional-- para lograr avances en el país norteafricano.
El Parlamento oficial de Libia lleva semanas aplazando la votación en torno al nuevo gobierno de unidad debido a las diferencias existentes respecto a varios de los nombres propuestos para algunos cargos delicados, como Exteriores y Defensa.
EL ACUERDO POLÍTICO
El Acuerdo Político de Libia establece la creación de un gobierno de unidad nacional con un primer ministro de consenso apoyado por un Consejo Presidencial con seis viceprimeros ministros y tres ministros, que ya han sido elegidos.
El pacto también contempla la creación de un Consejo de Estado, que será un órgano consultivo integrado por unos 150 representantes que proceden del Congreso General Nacional de Trípoli.
El Parlamento, por su parte, quedará constituido por los miembros de la Cámara de Representantes de Tobruk, mientras que el Gobierno todavía no tiene asignada su sede. Las nuevas autoridades tendrán que alcanzar algunos acuerdos de seguridad para poder establecer en un futuro próximo la sede del Ejecutivo en Trípoli.
El acuerdo contó con el respaldo de más de cien representantes de las delegaciones gubernamentales de Tobruk y Trípoli, aunque no con la firma de los presidentes de las dos cámaras legislativas.