Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Franja de Gaza amanece bajo la devastación de otra noche terrible

Una noche horrible. Así la califican los habitantes de Gaza, incapaces de dormir por los continuos bombardeos. La llegada de la luz permitía, aunque continuaban las hostilidades, hacer un nuevo balance de la destrucción. Los palestinos cifran medio centenar de muertos más desde medianoche. Algunos relatan incluso que los militares israelíes avisaron solo dos minutos antes de bombardear sus viviendas, así que para muchos no hubo tiempo para huir. El ejército israelí, que sigue tratando de volar hasta el último túnel del enemigo, ha intensificado además sus ataques para encontrar al soldado a quien cree en manos de Hamás, aunque este grupo lo niega. Las expectativas de otra tregua se han hundido aún más después de que Israel decidiera no acudir a Egipto, donde Washington y la Liga Árabe habían citado a ambas partes para frenar esta sangría. Ya son más de 1600 palestinos muertos, tres cuartas partes civiles. En Israel lloran a los al menos 63 soldados caídos en combate y a tres civiles, matados por los cohetes de Hamás.