Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Frenar el narcotráfico en Centroamérica, México y Caribe, prioridad para la ONU

El director de Operaciones de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC) en Viena, Francis Maertens (c), junto al representante regional de UNODC en México, Centroamérica y el Caribe, José Manuel Martínez (d), y Amado Philip de Andrés, miembro de la División de Operaciones de la misma institución y encargado del desarrollo de programas en América Latina y el Caribe, posan con motivo de un desayuno informativo sobre el problema de las drogas en Latinoamérica y sus implicaciones internacionales. EFEtelecinco.es
Representantes de la Oficina de la ONU contra la Droga y el Delito (UNODC) presentaron hoy en Madrid las líneas generales de su plan para evitar la expansión del narcotráfico en el área de Centroamérica, México y el Caribe, un proyecto que desarrollan junto a organismos regionales y los gobiernos de los países de la zona.
Francis Maertens, director de operaciones de la UNODC en Viena, acompañado por José Manuel Martínez, representante regional de la organización, y por Amado Philip de Andrés, miembro de la División de Operaciones de la misma, expuso hoy los objetivos de ese plan, denominado "Pacto de Santo Domingo".
El plan se basa principalmente en la creación de una red de expertos que, teniendo en cuenta las especificidades de cada uno de los países afectados, pondrán en común la información obtenida de cara a una mejor estrategia para poner freno al tráfico de drogas.
Los especialistas de la ONU destacaron la relación y la incidencia de otros factores sobre el narcotráfico, como el tráfico de armas, la corrupción y el crimen organizado.
Centroamérica, México y el Caribe se han convertido en los últimos años en la principal zona de tránsito de la droga en su camino desde América del Sur a Estados Unidos y Europa.
Se calcula que países de la región andina como Colombia, Perú y Bolivia producen al año mil toneladas de cocaína, que tienen como destino 10 millones de consumidores en los mercados estadounidense y europeos, según los informes elaborados por la UNODC.
Sólo en 2006, y según datos de la organización, podrían haber salido entre 530 y 710 toneladas de esa droga desde el sur del continente americano hacia EEUU, y de esa cantidad se estima que casi el 90 por ciento ha pasado por el pasillo México-Centroamérica.
De ahí la importancia que tiene para la UNODC la creación de programas específicos como el "Pacto de Santo Domingo", que arrancó hace un año.
Con la conciencia de que hace falta un "impulso político mayor", la ONU ha respaldado la creación de la red de expertos internacionales que analiza cuál es la situación de cada país.
El plan se basa en el desarrollado en 2004 por la UNODC en Afganistán, que contemplaba, entre otros aspectos, programas de asistencia jurídica y de prevención.
La Comunidad del Caribe (CARICOM), el Sistema de Integración Centroamericana (SICA) y la Organización de Estados Americanos (OEA) participan junto a la ONU en la elaboración de los acuerdos finales, que serán tratados dentro de dos semanas en la reunión que mantendrán en Managua.
Maertens aludió también a la importancia de las relaciones transnacionales para acabar con un problema que, por la globalización, "nos afecta a todos".
Destacó, además, la importancia del apoyo de Europa en este tipo de estrategias, y pidió a España que no olvide anotar en su agenda europea el problema del narcotráfico cuando asuma la presidencia de la UE en 2010.