Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fuertes medidas de seguridad en el aniversario de la revolución egipcia de 2011

Las fuerzas de seguridad egipcias han extremado las medidas de seguridad para impedir cualquier manifestación o protesta en el aniversario de la Revolución del 25 de enero de 2011 que propició la caída del régimen del presidente Hosni Mubarak.
Oficialmente, el Gobierno del presidente Abdelfatá al Sisi elogia las movilizaciones de 2011 y la jornada es no laborable. "Hoy celebramos el aniversario de la revolución del pueblo egipcio en lo que lo mejor de la juventud pagó con sus vidas que Egipto tenga sangre nueva", destacó Al Sisi este domingo en un discurso.
Sin embargo, están prohibidas las manifestaciones y la presencia policial y militar es palpable desde el viernes e incluso desde días anteriores, cuando se han registrado viviendas situadas en las inmediaciones de la plaza Tahrir. Desde hace semanas, los sermones en las mezquitas, impuestos por el Gobierno, advierten de que no se debe participar en concentraciones no autorizadas en el aniversario de la revolución.
Sí han convocado movilizaciones en cualquier caso los Hermanos Musulmanes, integrados en la Alianza Democrática Nacional, que pedía el jueves en un comunicado una semana completa de protestas.
"Pedimos a los revolucionarios, sea cual sea su ideología, que adopten todas las precauciones posibles para protegerse, sobre todo teniendo en cuenta los procedimientos de seguridad adoptados por el régimen", ha advertido el portavoz de Hermanos Musulmanes Mohamed Montassar.
En los días previos al 25 de enero se han cerrado unas 69 páginas de Facebook y han sido detenidos sus cinco administradores por incitar a una protesta ilegal, incitación a la violencia contra el Estado y difusión del mensaje de un grupo ilegal, Hermanos Musulmanes.
Además, este lunes permanece cerrada la estación de metro de Sadat, ubicada en la plaza Tahrir, epicentro de las protestas de 2011. La estación se reabrirá cuando las autoridades del metro reciban "otra notificación", ha explicado un portavoz de la red de metro, Ahmed Abdel-Hadi.
La estación ya permaneció cerrada entre agosto de 2013 --tras el golpe de Estado del actual presidente, Abdelfatá al Sisi-- y junio de 2015 por motivos de seguridad, pero la oposición denuncia que se trata de una medida para evitar manifestaciones y acampadas.
PARTIDOS LEGALES DE LA OPOSICIÓN
Los partidos y organizaciones no islamistas legales han anunciado su intención de celebrar el aniversario únicamente en sus sedes y renuncian a cualquier tipo de concentración en lugares públicos como las que se produjeron en años anteriores, informa el diario estatal 'Al Ahram'.
"Los partidos de Corriente Democrática han decidido organizar eventos en su sede", ha explicado un portavoz del Partido Constitución, Jaled Dawood, integrado en la coalición, en declaraciones a 'Al Ahram'.
Los partidos de Corriente Democrática recuerdan además el asesinato de la activista Shaimaa al Sabbagh, del Partido Alianza Popular Socialista, muerta por disparos de las fuerzas de seguridad durante una marcha hacia la emblemática plaza Tahrir el 24 de enero de 2015. El partido de Al Sabbagh está integrado en Corriente Democrática.
Ahora, incluso estos partidos recomiendan no salir a la calle durante esta jornada no laborable. "Aconsejo a los miembros del Partido Constitución que no salgan a la calle para no poner su vida en peligro", ha señalado Dawood.
"Estamos al tanto del estado de alerta de las fuerzas de seguridad", ha explicado Dawood, quien ha señalado además que no quieren ser relacionados con los llamamientos a la movilización de la formación ilegalizada Hermanos Musulmanes.
Decenas de activistas del Movimiento Juvenil 6 de Abril, Socialistas Revolucionarios y Tamarod están detenidos por convocar o incitar a las manifestaciones en el aniversario de la revuelta. A algunos se les acusa de pertenecer a un grupo sedicioso denominado Juventud del 25 de Enero.